Miguel Petricio_1

“Veo a un pueblo de pie, que asume su realidad pero que no baja los brazos”

Lo manifestó el intendente de Mainqué Miguel Petricio. Hoy esta localidad cumple 93 años.

 

Hoy Mainqué cumple 93 años de su fundación. La inestabilidad climática obligó a las autoridades municipales a reprogramar los festejos para el domingo 4 de noviembre.

El intendente Miguel Petricio se refirió a este nuevo cumpleaños y a las obras que se proyectan a partir de la firma de convenios con el gobierno provincial. En este sentido enumeró la repavimentación de uno de los accesos a la localidad, la calle 19, la ampliación del centro de salud, la construcción del centro comunitario del barrio Santa Lucía y la obra de gas para determinados sectores.

En el contexto general, Petricio admitió que “Mainqué afronta una situación complicada, somos una comunidad que al vivir de la producción frutícola estamos atados a este destino. Pero siempre hay una esperanza y una exhortación a la lucha, al trabajo, a la esperanza y a la fe. Mainqué es una comunidad de mucho esfuerzo y siempre con mucha esperanza principalmente en el tema del trabajo que lamentablemente no podemos generar nosotros porque nuestros magros ingresos están destinados a sostener esta situación”.

El intendente sostuvo que en los últimos años se ha revertido el estancamiento en materia de obra pública. “Debemos hacer un ‘alto en la huella’ y realizar un análisis muy profundo de la presencia de Alberto Weretilneck como gobernador de la provincia en la vida de los mainquinos. Jamás habíamos tenido en muchos años la ayuda y la permanente presencia del gobernador en la actividad de la vida de nuestro pueblo. El cambio ha sido total”, señaló.

Petricio indicó que “la fecha del aniversario tiene mucha mística. Nos pasa también en la vida personal, llega el día del cumpleaños y es un día especial”.

“Vienen a la memoria muchas cosas. Soy nacido y criado en el pueblo. Cada cumpleaños es recordar la lucha de los productores de vid y tomateros. Tuvimos una época maravillosa en la que Mainqué era uno de los pueblos más fuertes económicamente, con nuestra fábrica Comai de prestigio latinoamericano y casi mundial. Llegó a tener la máquina procesadora más importante de Latinoamérica. Son momentos que aparecen esos recuerdos y se añora que la localidad vuelva a tener ese empuje. De todas maneras yo veo a un pueblo de pie, asumiendo nuestra propia realidad pero sin bajar los brazos”, dijo.

Petricio también compartió un mensaje hacia sus vecinos: “Mi mensaje pasa por exhortar a mis vecinos, mis amigos, porque en definitiva Mainqué es una gran familia, a no perder el norte del sacrificio de la lucha y de la fe, y a no perder el sentido del compromiso. Hay vecinos que esperan todo y no ofrecen nada y creo que tiene que ser un ida y vuelta. Así vamos a encontrar mucho más fácil las soluciones. Entiendo que vivimos momentos difíciles y que el vecino está con los brazos caídos. Los mainquinos sabemos que no tenemos todo lo que queremos pero debemos querer todo lo que tenemos. Tiene que ser un intercambio maravilloso entre todos los vecinos”.