robo godoy

Una familia de la zona rural sufrió el décimo robo en Godoy

La vivienda afectada se encuentra en el predio del Motoclub Reginense. “Las 10 veces hicimos la denuncia pero nunca pasó nada”, manifestó la damnificada

 

Godoy – Una familia que habita en la zona rural de Godoy, precisamente en el predio del Kartódromo godoyense, fue víctima anoche de un nuevo robo en su vivienda. Esta vez los delincuentes se llevaron un taladro y un televisor, el cual había sido comprado hace una semana.

“Estamos cansados de los robos, con el de ayer ya son 10 veces las que nos roban en los 17 años que vivimos acá”, manifestó Cecilia a LCRegina esta mañana. “Las 10 veces hicimos la denuncia, han venido a sacar fotos, a levantar huellas, la policía hizo su trabajo pero la realidad es que nunca pasó nada, nunca pudimos recuperar lo robado”, agregó.

Si bien la casa posee rejas y alarma, se estima que el robo se produjo cuando esta última no se encontraba activa debido a que el quincho del Motoclub estaba siendo utilizado. Aprovechando esta situación y que en la casa no había moradores, se calcula que el robo se concretó alrededor de las 20,30 horas.

Una vez que los delincuentes lograron acceder a un sector de la propiedad en el que sólo pudo ser posible a través del techo, violentaron la puerta de la casa para apoderarse de un taladro y un televisor marca Noblex de 43 pulgadas, el cual había sido comprado hace una semana.

“Esa es otra de las cosas que duelen, tenés que seguir pagando las cuotas de algo que te robaron y no es la primera vez que nos pasa”, señaló Cecilia. En este sentido mencionó que en el último robo ocurrido el 10 de junio los delincuentes se robaron las dos bicicletas de sus hijas, rodados cuyas cuotas aún no terminó de pagar. En ese robo también se produjo la sustracción de las ruedas de un tractor y un camión perteneciente al Motoclub.

Si bien la mujer no negó que la familia analicé la posibilidad de mudarse de ese lugar debido a la cantidad de robos sufridos, el factor económico significa una imposibilidad. “No podemos salir tranquilos o esperar a que entren cuando estemos nosotros o algunos de mis hijos, continuar así es poner en riesgo a toda la familia”, concluyó.