leo1

Un Actor reginense en Netflix: “A la suerte hay que hacerla”

Se trata de Leo Parada, un joven actor de Villa Regina que forma parte de La Corazonada, la primera película Argentina producida por Netflix y protagonizada por Joaquin Furriel, Luisana Lopilato y Maite Lanata. Charló con La Comuna al respecto y sobre cómo fue creciendo en este camino que eligió

 

Villa Regina – Leo Parada es un joven actor reginense, radicado en Buenos Aires hace unos años y que tras trabajar en el mundo de la publicidad, en los videoclips y de extra en tiras como “100 Días Para Enamorarse”, en la actualidad se encuentra en un camino ascendente. A mediados del año pasado, comenzó a actuar y a trabajar la Producción de Casting para la primera película Argentina producida por Netflix, llamada La Corazonada, que se estrenara el próximo 28 de mayo.

Es un estreno mundial de suspenso protagonizado por Joaquín Furriel, Luisana Lopilato y Maite Lanata dirigida por Alejandro Montiel, en la cual, Leo encarna el papel de un chico esquizofrénico y autista.

“La película arrancó a grabarse entre agosto y septiembre. Después en diciembre se hizo todo lo que es el doblaje con respecto al sonido junto a algunos retoques finales de la Posproducción”. Con respecto a que el film se estrenará en plena pandemia dijo que, si bien la grabación fue una gran experiencia, estaba también muy expectante por todos los eventos que se iban a realizar esta semana con respecto a la promoción junto a la Avant Premier que iba a llevar a cabo esta primera producción de Netflix en nuestro país. Aun así, reconoce que en este tiempo de encierro y cuarentena, será mucha la gente que la verá.

Leo comenzó a estudiar teatro, como hobby, en La Hormiga Circular mientras hacía el secundario. Una vez egresado de su colegio, se mudó a Buenos Aires para emprender el camino hacia la actuación, asistiendo a la Escuela de Comedia Musical Showtime.

Fue donde empezó a meterse de a poco en el mundo de la publicidad, mandando mails por todas partes en un movimiento constante. Hizo cerca de 1000 casting y quedó sólo en 10 pero reconoce que ahí está el secreto.

“Yo decía, no quedé en este casting pero bueno, quiero ver por qué no quedé. ¿Qué tengo que mejorar? De todas maneras, me dio el ánimo quedar preseleccionado en todos”, confesó el joven actor.

Luego se metió en el mundo del extra porque entendía que era el camino más urgente, ya que no hay casting, y sólo se selecciona por medio de un video o una foto. “Quería ver cómo se manejaba el clima en las producciones grandes. Más allá de que el extra y el actor son dos caminos diferentes, aprendí muchísimo“, señaló. Allí fue cuando finalmente se dio la oportunidad de ser extra en 100 Días Para Enamorarse, lo cual lo tomó como un hecho definitorio para su carrera porque a diferencia de los otros que había hecho, éste fue fijo durante todo el año y eso le dio mucha seguridad y motivación.

“Es sano empezar de manera progresiva, pero hay que estar preparado psicológicamente porque también hay mucha gente que se tira abajo haciendo extra”, dijo al respecto y concluyó: “En mi caso fueron como minimitas, primero casting de publicidades, quedar en algunas, conocer producciones diferentes, hablar con gente. Por suerte soy alguien que habla mucho así que eso me ayudó a contactarme”.

Leo confirmó que el entrenamiento es lo más importante y que más allá de que el mundo de la publicidad en un principio fuera su primera meta, también se propuso entrar en el mundo de los video clips y la consiguió siendo protagonista del video “Lo nuestro” de Bambi con Mon Laferte. “Un sueño que tenía era verme en Mtv, verme en Quiero o que la gente escuchara una canción y se acordara de mí, siendo el artista que actúa”, reconoció.

El 2018 él lo toma como un año definitorio en su carrera y por un hecho puntual. “El verano de 2018, decidí quedarme acá en Buenos Aires para meterme de lleno en buscar laburo y de los 2 millones de CV que mandé, en febrero, marzo, fueron apareciendo diferentes oportunidades como estas. Sin dudas el 2018 fue un año clave”, indicó.

Por lo antes descripto, el joven actor reginense considera que el factor suerte no existe. “Si te aparece una propuesta importante pero no estás preparado, es lo mismo que nada, por eso no creo tanto en la suerte, sino, hay que buscarla y entrenarse y eso fue lo que me pasó a mí en un principio”, comentó.

Para él es fundamental formarse permanentemente y lo que ganó en ‘100 días’ lo invirtió en distintos cursos. “La invertí en hacer cursos con Pablo Ini que trabaja mucho en la enseñanza de cine americano”.  Pablo Ini es un actor, director productor con el cual, Leo hizo un curso durante todo el 2018. Su meta en ese momento era que la productora viera algo en él para que pudiera entrar en el cine porque entendía que, para formar parte, se necesitaba de contactos. “Ahí está el factor suerte, pero no es que vino sola, sino, que también está el factor humano de uno en tener las ganas de hacer”, ejemplificó.

Así fue como Ini le fue delegando a Leo distintas tareas al punto de volverse el asistente. Una vez que el actor reginense logró entrar a la productora, crecieron las oportunidades para su ingreso al cine masivo. Después de tanta perseverancia llegó La Corazonada. En un comienzo, de trabajar como Asistente, pasó a hacerlo en la producción de casting como couch actoral. “Todo el elenco pasó por mí, menos Furriel y Lopilato. Todos los demás, a la primera persona que vieron, fue a mí. Eso fue lo que hizo que yo esté más preparado a la hora de hacer mi propio casting que me lo tomé yo”, dijo.

Parada encarna un papel de un chico esquizofrénico y autista y contó que a la hora de actuar tuvo muchas sugerencias por parte de Maite Lanata ya que su primer papel importante fue de una chica autista en la tira El Elegido. Para este personaje nos relató lo siguiente: “Basé mis experiencias propias, momentos de autismo en los cuales me daba cuenta que me estaba separando de la sociedad o de la realidad. Tomé esas cositas y las basé en el personaje, pero no dejé que eso interfiriera en mi vida privada”. A su vez confió en que la creación del personaje, le sirvió como una terapia. “Si antes estaba un poco autista, después de haber hecho el personaje autista dejé de estarlo con respecto a la sociedad”, aseguró.

Una muestra de la pasión con la que trabajaba lo demuestra la siguiente explicación de Leo: “Si termina la escena y vos no estás afectado por lo que pasó, significa que hay algo que hiciste mal porque no estaba atravesando lo que tendrías que haber atravesado. Eso no me pasó con el personaje porque lo sentí desde la primera escena. Si bien en el momento la pasé re mal, llegué a mi casa muy mareado, no entendía nada. Pero entendí que si terminé así es porque lo había hecho bien”.

Actualmente el joven reginense continúa preparándose en distintos seminarios y sigue trabajando con Pablo Ini, a quien adjudica como su mentor. Trabajar en La Productora le dio la oportunidad de conocer a muchos grandes actores y le brindó experiencia y confianza.

Buscando siempre el lado positivo, Leo está seguro que dadas las circunstancias, el 28 de mayo muchísimos espectadores del mundo mirarán la película.

Un actor reginense, apasionado, curioso, inteligente y con un gran futuro por delante.