P1_25

Tras los disturbios que ocasionó la detención de un sujeto en 25 de Mayo, horas más tarde recuperó su libertad

Una moto policial incendiada, móviles dañados y niños y padres expuestos a las piedras a la hora en que salían del Promin o del jardín, fue lo que se desencadenó el martes al mediodía a partir de la detención de un individuo que tenía pedido de captura por parte de la justicia de Roca. Al día siguiente el sujeto recuperó su libertad.

“Muchos de los que vivimos acá tenemos criaturas y estamos cansados porque el miedo y el peligro es constante, lo vivimos todos los días y nadie hace nada”, manifestó una mamá tras el temor que le provocó el enfrentamiento y que la obligó a refugiarse con sus hijas de 1 y 5 años cuando se retiraban del jardín

 

Villa Regina – Un momento de suma tensión se vivió en horas cercanas al mediodía del martes cuando se produjo un enfrentamiento entre la policía y varias personas de ambos sexos en el sector de la toma del barrio 25 de Mayo de Regina. Todo se originó a partir de que un grupo oriundo del lugar se resistiera a la detención de un sujeto de alrededor de 30 años, quien tenía pedido de captura desde General Roca por una causa judicial que se desconoce.

La aprehensión del individuo se produjo el marco de una recorrida de prevención por el barrio que realizaron efectivos de la comisaría Quinta. Al advertir la presencia policial, según indicaron fuentes policiales a LCRegina, el individuo con pedido de captura se dio a la fuga. Fue por este motivo, que se inició una persecución y se logró reducirlo en un domicilio ubicado en el sector de la toma.

Fue allí cuando amigos y allegados al sujeto de 30 años decidieron evitar su aprehensión arrojando piedras y todo tipo de elementos contundentes, incluso hasta se llegó a enfrentar a los uniformados con palas y una azada. Ante esta situación el personal de la Quinta solicitó refuerzos a la Unidad 35 y en el marco del enfrentamiento hubo dos camionetas que resultaron con la rotura de los vidrios y hasta se produjo el incendio de una moto policial.

“Volaron piedras para todos lados, podría haber sido una desgracia mayor porque la detención y los disturbios coincidieron con el horario de salida de los chicos del Promin y del jardín Pimpollito”, manifestó un vecino a este medio.

Tras varios minutos de tensión, finalmente el sujeto logró ser llevado a la comisaría Quinta y como consecuencia del enfrentamiento hubo entre 2 y 4 policías lesionados aunque ninguno de gravedad.

Vale señalar que se trata de una persona que está vinculado a un número importante de causas judiciales por distintos hechos delictivos, incluso días previos habría golpeado a un empleado policial junto a otros sujetos, el cual en el marco de esa agresión sufrió la sustracción de un celular.

Sin embargo, en horas de la tarde del miércoles, la persona recuperó su libertad por pedido de la justicia.

 

El temor de los vecinos

 

Por su parte vecinos del barrio, especialmente quienes a la hora de los disturbios retiraban a sus hijos del Promin o el jardín, se contactaron con LCRegina para expresar su temor por lo sucedido y su preocupación por los actos de violencia y la delincuencia que existe y se acrecienta en el lugar y por la falta de respuestas a nivel judicial, policial y político.

“Imaginate si en ese momento lastiman a un nene o algo peor. ¿Qué hubiese pasado en ese caso?”, manifestó una mama que al momento de concurrir al jardín debió ocultarse con sus hijas en la casa de una vecina. “Tuve que parar delante del Promin porque no se podía pasar, incluso me tuve que meter a la casa de una vecina con mis nenas de 1 y 5 años, quienes lloraban por lo que estaba pasando”, describió.

Asimismo a la hora de relatar cómo es el día a día en el barrio, la mamá agregó: “Hoy tuve que dejar a mis nenas en el jardín a las 8.30 mientras varios a esa hora se drogaban en la vía pública. Ahora (por el mediodía del martes) tuve que venir a buscarlas y exponerlas a que reciban una piedra o algo peor. Muchos de los que vivimos acá tenemos criaturas y estamos cansados porque el miedo y el peligro es constante, lo vivimos todos los días y nadie hace nada”.