P1f1

Tras el fallo de la justicia: “No hay condena que cicatrice tanto dolor”

Lo manifestó Eva Correa, mamá de Eliana Cheuquepan, luego de la sentencia a 5 años y 9 meses de prisión para Carlos González. “La pena no nos conforma y cada día que pasa a los chicos se los extraña más. Lamentablemente la ley es así. Agradezco a los jueces, los fiscales, nuestros abogados y, sobre todo, a los 60 testigos que se acercaron para declarar”, comentó Teresa Parra, mamá de Alan Marcolongo

 

Villa Regina – “Para mí no es suficiente lo que le dieron porque en 6 años va a estar afuera y podrá disfrutar su vida, como corresponde, pero yo a mi hija nunca más la voy a poder abrazar o compartir con ella”, fueron parte de las palabras de Eva Correa tras la sentencia a 5 años y 9 meses de prisión para Carlos González dada hace pocos días por los homicidios en accidente de tránsito de su hija Eliana Cheuquepan (embarazada de 15 semanas) y Alan Marcolongo.

Por su parte Teresa Parra, mamá de Alan Marcolongo, también coincidió con el pensamiento de Eva. “Es un alivio saber que no quedará libre pero la sentencia no conforma. Lamentablemente la ley es así y mientras tanto a los chicos cada vez se los extraña y se los precisa más”, agregó.

Sin dudas la familia, las amistades y Dios han sido el sostén de ambas madres para que nunca cesaran en su lucha. En este sentido hubo agradecimiento hacia todas las personas que estuvieron a su lado desde el comienzo y, en especial, Teresa destacó: Agradezco a los jueces, los fiscales, nuestros abogados y, sobre todo, a los 60 testigos que se acercaron para declarar”.

“Lo que pasó en el tribunal nos trajo alegría al corazón, lo primero que hice fue pensar en mi hija y decirle que se hizo justicia. Sin embargo, como dice Teresa, no hay condena que cicatrice tanto dolor, no tenerlos a ellos es un dolor que nos acompañará el resto de nuestras vidas. Ojalá que esta sentencia sirva para que exista mayor consciencia a la hora de manejar, para que se intensifiquen los controles y para que nunca más se destruya una familia como pasó en este caso”, indicó Eva.

Al momento de los agradecimientos tanto Eva y Teresa destacaron  los Derechos Humanos de Buenos Aires, a las Madres del Dolor y, en especial, a los 60 testigos que estuvieron dispuestos a declarar. “Varios se quebraron, fue un momento muy doloroso, para nosotras ellos fueron familia en el dolor”, dijo la mamá de Alan. Asimismo se resaltó la labor de los fiscales Andrés Nelli y Vanesa Cascallares y a los abogados querellantes Lorena Koltonski y Leonardo Ballester, “porque más que profesionales, son muy humanos”, agregó.

Además de Eva y Teresa, quien también se acercó a LCRegina tras la sentencia fue Juan Carlos por la familia Cheuquepan. “Con esta condena no se va a remediar nada porque las vidas ya se fueron pero es un paso para adelante para que cambien las cosas. Falta mucho aún, sobre todo que cambien las leyes. Ojalá que continúen los controles como se están haciendo y lo que pretendemos es el ensanchamiento de la General Paz, esa es una meta y una propuesta en la que vamos a insistir como padres”, concluyó el hombre.



A %d blogueros les gusta esto: