sauce1

Solidaridad: “Para mí fue una emoción muy grande recibir tanta ayuda”

LCR La Comuna Regina – Lo dijo Margarita Morales, una vecina de barrio El Sauce que a fines de la semana pasada mostró el estado de vulnerabilidad en el que vivía junto a sus hijos, situación que era crítica ante las lluvias y las bajas temperaturas registradas y ante un techo construido mayormente con lonas, nylon y media sombra.

 

Villa Regina – Una cruda y triste realidad fue la que mostró a fines de la semana pasada una vecina de barrio El Sauce de Villa Regina a partir de que decidiera mostrar en imágenes la situación en la que se encontraba junto a sus cinco hijos, todo en un contexto aún más crítico debido a las lluvias y a las bajas temperaturas registradas.

Colchones, vestimenta y calzados mojados junto a un techo prácticamente inexistente, fue lo que más impactó y lo que significó que una vez más la solidaridad dijera presente.

Así fue que entre la tarde del viernes y hasta el domingo distintos vecinos de Regina y otras localidades se acercaron al barrio para ayudar a Margarita Morales y a sus hijos de 8, 12, 14, 16 y 28 años, este último con una discapacidad.

Gracias a la solidaridad un techo construido en su momento con lonas, mediasombra, nylon y restos de chapas en mal estado y quemadas, es como se logró reconstruir uno con tirantes y chapas de zinc.

“Para mí fue una emoción muy grande recibir tanta ayuda, nunca creí que podía tener tanta repercusión el video. No pude contener las lagrimas a medida que veía como se acercaba la gente y hoy no me alcanzan las palabras para agradecerles”, comentó Margarita a lcr La Comuna Regina.

Si bien evitó dar nombres de quiénes la ayudaron por miedo a olvidarse de alguien, sí destacó a Gustavo Ocampos (por farmacia Regina), a los integrantes de Barrios de Pie, a los vecinos del barrio y a personas provenientes de otras localidades como Cervantes, Godoy y Chichinales.

Hoy las filtraciones en el techo ya no son un problema, como así tampoco la falta de ropa y calzado, “ya que incluso teniendo en cuenta la cantidad de vestimenta recibida la que no usemos la vamos a dar a otras personas y chicos que la precisan”, agregó la mujer. Asimismo, hoy la necesidad más urgente pasa por contar con una cocina a gas para evitar continuar cocinando a leña en el exterior de la casa.

Respecto a la ayuda brindada a nivel municipal, Margarita consideró que fue insuficiente. “Sólo me ofrecieron llevarme al Cumelén. Creo que deberían estar más presentes, especialmente en días de lluvia o de mucho frío”, señaló.

En la actualidad Margarita vive únicamente con sus hijos y subsiste con el dinero de una pensión y trata de mejorar su precaria vivienda ubicada en calle Tomillo y en cercanías a un cañadón.

 “Hoy tengo un techo que sé que no se va a llover, una cama abrigada para poder dormir, abrigos para mis hijos, un calzado seco, mercadería para poder sustentarlos. Gracias  Dios con eso podemos pasar este tiempo y todo se lo debo a la gente. A todos gracias por acercarse al barrio para ayudarnos, les agradezco de corazón”, concluyó.

 



A %d blogueros les gusta esto: