enfermería 3

Se descubrió placa en homenaje al doctor Viganó en el hospital local  

Villa Regina – En el marco del acto por el ‘Día de la enfermera’ se descubrió hace pocos días en el hospital de Villa Regina una placa en homenaje al doctor Carlos Alberto Viganó, médico pediatra fallecido en marzo pasado. También hubo agasajos para los profesionales de enfermería.

En este sentido, el Concejo Deliberante aprobó un proyecto de declaración destacando la trayectoria profesional y compromiso inquebrantable con la salud pública, así como también las cualidades y valores personales del doctor en su labor como médico pediatra en Servicios de Pediatría y Neonatología, en el Hospital Área Programa de Villa Regina, desarrollada por un período de 20 años.

La declaración surge a partir de una nota ingresada al cuerpo legislativo por personal del nosocomio reginense.

Allí sus compañeros de trabajos consideran que “por su gran trayectoria y entrega a la comunidad de Villa Regina, desde el 2 de abril del año 1999 hasta el momento de su deceso, es meritorio su reconocimiento e incluso designar algún espacio público con su nombre”.

Señalan que innumerables ciudadanos fueron atendidos en su consultorio durante esos casi 20 años, con afecto, dedicación y responsabilidad, en sus momentos más vulnerables; que brindó además atención a niños sanos y enfermos, y en especial a aquellos nacidos prematuros con su posterior seguimiento”.

“Para sus compañeros de trabajo que compartieron largas jornadas laborales, consideran que resultará una tarea difícil acostumbrarse a su ausencia y sienten un vacío irremplazable ya que se trataba de un gran trabajador y sobretodo de una persona con grandes valores”, señala la declaración.

“Sus compañeros de trabajo y todo el personal del Hospital Área Programa de Villa Regina, siempre tendrán presente su dedicación y compañerismo es por ello que citan algunos de sus tantos ejemplos y concejos: escuchar y considerar sugerencias de enfermería, permitir que los pacientes sean cuidados por mamá y papá, realizar todo tipo de trámite que se le solicitara, hasta notas que les permitía conseguir viviendas y así mejorar la calidad de vida de los niños, entregar toda la medicación para el tratamiento ambulatorio, a pesar de que la farmacia del hospital en ocasiones no lo permitiera, hacer llenado de planilla o solicitudes de pacientes con enfermedades prolongadas, aunque fuera después de su horario habitual de atención, contar siempre con su participación en festejos, ya fuera de cumpleaños, o fechas importantes, ejemplo en puntualidad al horario de entrada, y sin reparar en cumplir sus horas, él se iba cuando consideraba que ya nadie lo necesitaba, en su gestión como Jefe, supo coordinar las actividades con los colegas, logrando jerarquizar el servicio, su don de colaboración superó las guardias establecidas por diagrama mensual. Siempre estaba disponible cuando era requerido; su trato con toda clase de personas era excelente, digno de ser reconocido, ya fuera con sus compañeros de trabajo, pacientes o familiares de los mismos. Era muy cariñoso y lo demostraba escuchando con atención a todos por igual y ofreciendo un tierno abrazo”, dice el texto.

Durante el acto también realizaron otros reconocimientos. Una de las menciones especiales fue para Mabel Trifogli, secretaria por más de 40 años y la otra para Valeria Fasciglione, profesora a cargo del trabajo del mural del predio.