trabajos barda Chichinales 4

Rivas destacó trabajos en las defensas que permitieron atenuar la bajada del agua

El intendente de Chichinales José Rivas destacó los trabajos realizados en el sector de barda norte que permitieron atenuar la bajada de agua de los principales cañadones durante las últimas tormentas.

Al respecto precisó que entre septiembre de 2017 y febrero de este año se construyeron y repararon unos 230 diques/defensas. “Gracias a ello se atenuó la bajada de agua de las bardas durante las últimas lluvias y fue fundamental para evitar el anegamiento de los barrios más bajos y sectores aledaños”, manifestó el jefe comunal.

Rivas manifestó que durante estos meses se contó con una topadora del Departamento Provincial de Aguas (DPA), para lo cual el municipio aportó el combustible y los viáticos del chofer.

“Los diques están en diferentes cañadones y en lugares estratégicos que demoran la bajada del agua y la van conteniendo. No podemos asegurar que con esto estamos salvados pero sin lugar a dudas sirve. Un día después de la última tormenta fuimos a mirar y se notaba claramente cómo había agua atrapada en esos diques y lo que bajó fue bastante poco”, señaló.

Indicó que “estos diques protegen fundamentalmente lo que tienen que ver con el sector de Farolito, loteo Potes y los loteos nuevos de ese sector y contiene bastante la bajada de agua del otro sector complicado que es del cañadón de la defensa, como lo llamamos nosotros, y es en el que tuvimos problemas la vez pasada”.

Rivas recordó que “desde lo que nos pasó en el 2007, es tremendamente importante realizar estos trabajos. Eso nos mostró el grado de exposición que tenemos, cada vez que vienen estas lluvias fuertes nos damos cuenta que en Chichinales estamos muy expuestos, porque tenemos pocos lugares de desagote de agua, porque geográficamente el pueblo se construyó o se inició en un lugar en el que en ese momento era el ideal, pero después vinieron las vías del ferrocarril, la ruta 22 y se convirtieron en barreras artificiales para el desagote de agua que antes corría hacia el arroyo salado sin ningún tipo de interferencia”.

“Esta serie de tareas hay que repetirlas cada tanto, lo que se hizo en estos meses fue repetir lo que habíamos hecho con anterioridad porque lo empezamos a hacer precisamente a partir de un año muy lluvioso que tuvimos al inicio de la gestión. Por eso pedimos colaboración al DPA que ejecutó la primera etapa durante el 2016 pero después de tanta lluvia esos diques se desgastaron bastante y entre el 2017 y este año se reconstruyeron algunos, se reforzaron otros y hasta el momento están en buenas condiciones”, sostuvo.

Señaló finalmente que “quiero aclarar que agua va a bajar igual, sobre todo cuando tenemos tormentas como las últimas, pero de ahí a tener evacuados o tener agua dentro de las casas hay una diferencia importante”.