juicio 4

Regina: lo condenaron a 15 años por abusar de su hijastra en más de 30 ocasiones

En el juicio se indicó que los abusos contra la menor de 14 años se produjeron entre el 2014 y 2015. Hasta tanto la condena quede firme el imputado de 44 años se encuentra detenido en cumplimiento de la prisión preventiva

 

Villa Regina – Un hombre de 44 años fue condenado a 15 años de prisión por los sometimientos sexuales de los que fue víctima una adolescente de 14 años, menor con la que el imputado convivía por estar en pareja con su mamá.

El Tribunal integrado por los jueces Emilio Stadler, María Evelina García Balduini y Fernando Sánchez dio a conocer su veredicto ayer viernes en General Roca. Con la sentencia hicieron lugar a los argumentos que había detallado la Fiscal jefa Graciela Echegaray en la audiencia de cesura realizada el pasado martes. Los fundamentos completos de la decisión judicial se darán a conocer el próximo 26 de noviembre.

Tras la primera etapa de juicio, el hombre fue declarado culpable de los delitos de “abuso sexual con acceso carnal, agravado por el aprovechamiento de la convivencia, en concurso real con abuso sexual gravemente ultrajante, agravado por la convivencia, también en concurso real con producción de pornografía infantil, reiterados todos en un número indeterminado de veces, en concurso ideal con promoción a la corrupción de menores, agravada”.

Según se acreditó en el juicio, los abusos sexuales ocurrieron en Villa Regina entre julio de 2014 y enero de 2015, principalmente en la vivienda que compartía el grupo familiar. El imputado era el padrastro de la niña y los abusos los cometió cuando la menor quedaba a su cuidado.

En el juicio de cesura la fiscalía señaló que la pena mínima establecida por la ley para ese conjunto de delitos es de 10 años de prisión, pero elevó su solicitud de pena a 15 años de prisión a raíz de las múltiples agravantes que fue enumerando durante su alegato, entre las que mencionó el grave daño psíquico causado a la víctima, el haber cometido los delitos de manera sistemática “por pura perversidad y morbo de someterla y humillarla” y el haberla “usado como un objeto de desahogo sexual”. También valoró en contra del imputado la cantidad de fotografías de expreso contenido sexual que tomó a la adolescente (alrededor de 200, detectadas en el celular del imputado) y el “nulo arrepentimiento” reflejado por el hombre durante el proceso judicial.

Además Echegaray enumeró: “En la declaración de Cámara Gesell pudimos escuchar que la niña relata que estas situaciones ocurrieron 30 veces o más, que era obligada por el sujeto y que la amenazaba. La intensidad de la amenaza era tal que le decía que la iba a dejar sola, que se la iba a llevar, que la iba a apartar de sus hermanos”.

El imputado se encuentra detenido en cumplimiento de prisión preventiva, en tanto que la sentencia no se encuentra firme. Por este motivo desde la Justicia no se brindó de manera oficial hasta la fecha la identidad del condenado.

 

Comentarios de Facebook