allanamiento

Regina: allanaron el domicilio equivocado por el doble homicidio

“No tengo palabras. Odio, impotencia, angustia por el mal momento que pasamos junto a mis hijas. ¿Quién se hace cargo de todo el daño material y psicológico que sufrimos?”, manifestó Vanesa Acosta a LCRegina, una de las damnificadas y mamá de las menores de 5 y 6 años

 

 

Villa Regina – En el marco de los cuatro allanamientos que la policía realizó durante la noche del sábado y madrugada del domingo por el doble homicidio de Pagoni y Sabadín, hubo un quinto procedimiento que se llevó a cabo en un domicilio ubicado sobre calle Giacchino 44 del barrio 33 Viviendas de esta ciudad. Por un error operativo de la fuerza policial se allanó un domicilio equivocado ya que el correcto se ubicaba a pocos metros de distancia.

El error en el procedimiento provocó que una familia tuviese que atravesar un momento desagradable ya que a los daños materiales sufridos en su vivienda, se suma el estado de nerviosismo que principalmente padecieron dos menores de 5 y 6 años.

Todo comenzó entre las 21,30 y 21,45 horas del sábado cuando Vanesa Acosta se predisponía a salir a comprar en su vehículo junto a sus dos hijas menores. Fue en ese momento en que varios policías y el grupo COER se acercó al rodado, la obligaron a que descendiera de éste y a que pusiera las manos en alto. Tras apuntarle con un arma de fuego ingresaron a su departamento y al de su cuñado, todos ubicados en el mismo terreno. “Así como abordaron a mi cuñado, quien es discapacitado ya que tiene platino en la cabeza, también redujeron a mi marido que estaba adentro de la casa. Revolvieron todo, dieron vuelta los colchones, rompieron el placard, nunca dieron una explicación de nada, tiraron a las personas al piso, les apuntaron con las armas a la cabeza, las esposaron y las golpearon. Por si ello fuese pocos a mis hijas de 5 y 6 años que trataban de escapar las agarraron del cuello hasta el punto que le dejaron los dedos marcados”, relató la mujer a LCRegina.

Además del domicilio de la mencionada familia y a la del otro hombre que se ubica en el mismo terreno, también la policía ingresó a un tercer departamento que se sitúa en la propiedad. “Fueron 15 minutos de desesperación, en el que rompieron todo y que terminó cuando la fiscal dijo: ‘Alto, nos equivocamos de domicilio’. Cuando me soltaron salí corriendo para ver a mis hijas ya que estaban muy nerviosas y diciendo ‘no maten a mi mamá’. Hasta hoy nadie nos dio una explicación”, manifestó Vanesa con suma indignación.

Una vez que el personal policial y las autoridades que encabezaron el allanamiento se dieron cuenta del error, se dirigieron al domicilio correcto, el cual se ubicaba a pocos metros de distancia. “Ahí entraron sin romper nada”, recalcó.

Tras lo sucedido la familia junto a sus hijas se dirigieron al hospital para que las menores pudieran ser atendidas debido al estado de nerviosismo en el que se encontraban y por el que continuaron durante todo el fin de semana.

“Allí nos dijeron que no podían hacerlo porque precisaban de la denuncia, Fuimos las comisarías y nos respondieron que debíamos ir a la Fiscalía porque estaban con 15 allanamientos y que no podían tomarnos la denuncia. Todo lo que nos pasó fue tremendo. No tengo palabras. Odio, impotencia, angustia por el mal momento que pasamos junto a mis hijas”, agregó.

A raíz de la situación descripta  Vanesa indicó que iniciará acciones legales por todo lo ocurrido. “Queremos una explicación y una solución porque aún no sabemos quién se hace cargo de todo el daño material y psicológico que sufrimos. ¿Quién les saca a mis hijas el trauma psicológico que las llevaron a repetir a cada rato ‘querían matar a mi mama’? ”, concluyó Vanesa.