perros

Preocupación por el envenenamiento de perros en barrio Belgrano

La mayor cantidad de casos se produjeron sobre calle Castelli, entre Mathue y Vieytes. “Estemos atentos porque corremos riesgo todos”, dijo una vecina. Esta situación se registraría desde hace varios años

 

 

Villa Regina – Durante las últimas horas una vecina de barrio Belgrano se refirió a una preocupación que no es nueva ya que arrastra varios años y está vinculada con el envenenamiento de perros en un sector de barrio Belgrano, situación de la que también se hizo eco la asociación protectora de animales de esta ciudad Apan.

“El problema viene de años, no es de ahora y pasa siempre en el mismo sector del barrio”, manifestó a LCRegina Silvana Nicola, quien ayer sufrió el envenenamiento de su gata recién operada, día en el que también se produjo la muerte de otros dos gatos por causas similares.

Según la mujer la muerte de  las mascotas, tantos perros y gatos, se produce sobre calle Castelli, especialmente entre las arterias Matheu y Vieytes. Si bien se sospecha sobre quién puede accionar de esta manera, “lo concreto es que hasta el momento no tenemos pruebas para acusar a esta persona, por lo tanto tampoco podemos actuar a través de una denuncia policial o penal. Sólo nos queda alertar sobre lo que está ocurriendo de manera pública para que estemos atentos porque corremos riesgo todos”, comentó la vecina que a lo largo de los últimos años sufrió el envenenamiento en ese sector del barrio de varios perros y gatos.

Desde la asociación protectora de animales también se hicieron eco de esta denuncia pública de los vecinos de barrio Belgrano. “Lamentablemente sin pruebas concretas no se puede hacer una denuncia policial pero sí queremos alertar a la comunidad sobre este hecho. Mantengamos a nuestras mascotas dentro de nuestro domicilio. Desafortunadamente no todos las respetan”, fue el mensaje brindado a través de las redes sociales.

Debido al dolor, la angustia y la impotencia que ha venido generando este constante envenenamiento, varios vecinos de este punto de la ciudad han desistido de tener mascotas. “En estas condiciones ningún vecino puede tener animales porque esta persona decide quién puede o no tenerlos. Lo peor de todo es que no se trata sólo del dolor de perder a una mascota, sino del peligro latente que existe, en especial, para los niños”, finalizó Nicola.

 

 



A %d blogueros les gusta esto: