cementerio2

“Por el virus no lo pudimos despedir y que ahora pase esto es muy indignante”

Fue lo que comentó a LCR la hija de Luis Jelves Romero quien falleció hace pocos días y que ayer sufrió destrozos y robo en su capilla.

“Ni el cementerio se salva de la inseguridad y de la maldad de algunas personas”, se agregó.

 

Villa Regina – Impotencia, dolor e indignación es lo que manifestó tener la familia de Luis Jelves Romero, fallecido hace pocos días a causa del Covid-19, luego de que sujetos desconocidos destrozaran ayer la capilla que con mucho esfuerzo construyó su familia en el cementerio local. Además de este daño, también se llevaron elementos que no tienen un mayor valor económico, aunque sí un gran valor sentimental.

A plena luz del día, se estima que entre las 13 y las 18 horas, uno o más sujetos rompieron con una piedra el vidrio de una puerta (cuyo costo es de $13.000) para robarse distintos objetos que fueron significativos en la vida de Luis Jelves Romero.

“Fue después del mediodía. Además del daño, se llevaron un mazo de naipes, un gatito que movía la manito, el encendedor y una copa, una taza y un vaso de River, cositas que eran muy importantes para mi papá”, comentó su hija Valeria.

Así lucía la capilla antes de los destrozos y el robo

 

“Él falleció el 20 de octubre y fue muy triste y doloroso todo lo que pasó porque  este maldito Virus (por el Covid-19) se lo llevó y no pudimos despedirlo. El 27 de octubre, un día antes de su cumple, logramos construir su capilla y que ahora pase esto, que roban esas cosas y que en segundos destrocen lo que tanto esfuerzo costó, genera mucha indignación y bronca”, agregó la mujer.

“Lamentablemente el cementerio está a la intemperie, sin un cerco perimetral como correspondería que tenga, teniendo en cuenta el alto costo que tiene la tierra. Ni el cementerio se salva de la inseguridad y de la maldad de algunas personas”, expresó otro de los familiares a la hora de repudiar lo ocurrido.