general-paz

Muertes de Cheuquepan-Marcolongo: en minutos comienza el juicio

Serán 11 audiencias y declararán 60 testigos. El debate oral y público se realiza en General Roca y se dará a poco más de 10 meses del trágico accidente ocurrido en avenida General Paz

 

Villa Regina – En minutos comenzará el juicio por el trágico accidente ocurrido en enero de este año sobre avenida General Paz, siniestro vial en el que fallecieron Alan Marcolongo y Eliana Cheuquepán, esta última embarazada de 15 semanas.

La primera audiencia, de un total de 11, estaba prevista que iniciara a las 9 horas pero sufrió un retraso de 30 minutos. Según se indicó a LCRegina hoy declararán 5 testigos

La segunda audiencia será mañana y continuará durante los días 2, 3, 9, 10, 11, 12, 13, 16 y 17 de diciembre, todos en la sala Nº 3 de la Ciudad Judicial de General Roca. Durante el debate oral y público declararán 60 testigos y el tribunal está integrado por los jueces María García Balduini, Gustavo Quelin y Daniel Tobares.

Por el trágico siniestro vial Carlos Francisco González se encuentra imputado por el “doble homicidio en accidente de tránsito”.

 

 

EL HECHO  

 

El trágico choque se produjo alrededor de las 18,30 horas del domingo 20 de enero en avenida General Paz, en cercanías al canal Grande. Las víctimas fueron Alan Marcolongo (31) y Eliana Cheuquepan (26), embazada de 15 semanas, quienes se movilizaban en una moto de 150 cc por la avenida y con dirección al río.

Por su parte en dirección contraria lo hacía Carlos González (32) a bordo de un vehículo Citroen Berlingo. Este sujeto está acusado por “doble homicidio agravado” por el uso de vehículo automotor, por la pluralidad de víctimas, por haber actuado en forma temeraria, por exceder la velocidad máxima permitida en esa zona – que es hasta los 60 km por hora -, y por hacerlo con un nivel de alcohol en sangre que excede el máximo permitido.

La investigación y las pericias determinaron con posterioridad que el conductor de la Berlingo carecía de la licencia de conducir, que lo hacía con un nivel de alcohol en sangre que rondaba entre los 2.29 y los 2.50 (el permitido es hasta 0.50), que circulaba a más de 80 kilómetros por hora y realizando maniobras de adelantamiento, incluso al momento del impacto invadió el carril contrario.

Como consecuencia de la conducta “imprudente, negligente y antirreglamentaria” del imputado, Marcolongo murió en el acto y Cheuquepan lo hizo pocos minutos después en el hospital de Regina.