neo22

Malestar, rechazo y preocupación por el “desmantelamiento” de Neonatología

Desde la semana pasada se viene manifestado el desacuerdo con esta decisión tomada por las autoridades de Salud a partir de la recepción de los 3 respiradores. “Son decisiones tardías y lo que se hace es antifuncional (…) Creemos que los cambios ofrecidos no son seguros para resguardar la atención de los recién nacidos”, se manifestó a LCR.

“Entendemos la pandemia pero tuvieron tiempo para preparar los espacios físicos, no improvisar una Neo y sacarnos”, se dijo esta mañana.

 

Villa Regina – A partir de la presencia de autoridades provinciales  en el hospital local, a mediados de la semana pasada se resolvió reubicar el servicio de Neonatología en el segundo piso del hospital para hacer en el sector donde esta Neo un sala de terapia que contará con los tres respiradores que recientemente llegaron al nosocomio.

Sin embargo la decisión generó malestar en el área por desmantelarse un sector que se generó a partir del trabajo de las enfermeras, la Cooperadora y el aporte de la comunidad. “Se tuvo que esperar  que la terapia se desbordara para tomar esta medida improvisada? Y ahora que tomaron esta decisión, ¿es funcional y seguro lo que quieren hacer? “, se dijo a LCR a la hora de sostener que la decisión surgió en base a la desesperación que existe en la actualidad ante el incremento de casos graves por COVID y por medidas que en su momento no se tomaron a tiempo.

“Esto va de la mano de la administración pública y política. Son decisiones tardías que se toman. Lo que se resolvió es algo antifuncional, inhumano y un manotazo de ahogado porque desmantelar Neo para abrir una terapia anexa no demuestra otra cosa que desvestir un santo para vestir otro. Tuvieron 7 meses para hacerlo y no en la desesperación de darse cuenta que el cuarto piso está crudo para poner los respiradores”, se manifestó a este medio.

A través de un comunicado el personal dio a conocer tu total desacuerdo con la decisión de ceder el espacio físico del Servicio de Neonatología. “No nos hacemos responsables de las consecuencias que pueden sufrir los recién nacidos ante las decisiones tomadas, ya que estamos convencidas de que no es la única opción para dar respuesta a esta pandemia luego de 7 meses que sea declarada la misma”, se dijo.

“Creemos que los cambios ofrecidos no son seguros para resguardar la atención de los recién nacidos debido a que estaremos en un puso diferente al servicio de maternidad y quirófano (donde se encuentra la recepción de nacimientos), usando escaleras y ascensores públicos los cuales no creemos acordes epidemiológicamente para circular con paciente Neonatos ya que lo que se pretende es que los recién nacidos sanos quedaran en maternidad y los patológicos en pediatría en una habitación improvisada, precarizando nuestra atención al paciente”, se concluyó en la nota elevada al director Osvaldo Ruiz Díaz.

Ante este panorama se denunció que se precariza la atención de los recién nacidos ya que los bebés deberán ser llevados del quirófano ubicado en el tercer piso a una de las dos habitaciones que se habilitarán en el segundo piso donde se pretende reubicar Neo. “No sólo que se lo expone al virus al bebé, sino también a la embarazada cada vez que tenga que atravesar un pasillo para llegar al quirófano donde habrá pacientes graves con COVID.”, se indicó.

Los reclamos se reiteraron esta mañana en una asamblea que se concretó en el nosocomio. “Nos negamos rotundamente a ceder este espacio físico que con tanto esfuerzo y lucha las enfermeras han logrado con el apoyo de la comunidad. Los paneles de oxígeno se vienen peleando desde hace años y ahora que logramos tenerlos, nos quieren despojar”, se señaló.

“Entendemos la pandemia pero tuvieron tiempo para preparar los espacios físicos, no improvisar una Neo y sacarnos”, se enfatizó esta mañana.