auto sauce

Le tiraron una botella para que se detuviera y robarle

Ocurrió en el semáforo de ruta 22 y Pioneros. El damnificado circulaba con destino a barrio Nuevo cuando fue atacado por cinco sujetos. “Lejos de detenerme lo que hice fue acelerar. Un policía me dijo que no tengo que frenar en ese lugar, aún cuando el semáforo esté en rojo”, comentó el automovilista a LCRegina

 

Villa Regina – Un automovilista que circulaba por ruta nacional 22 sufrió la rotura del parabrisas del Fiat Uno fire en el que se movilizaba con destino a barrio Nuevo. Fue luego de que cinco sujetos desconocidos le arrojaran una botella con la intención de que detuviera la marcha para así poder robarle.

El hecho ocurrió alrededor de las 19 horas del último viernes cuando el hombre esperaba el cambio de señalización del semáforo que se ubica a la altura de calle Pioneros de Villa Regina.

“Volvía sólo a casa luego de dejar a mi señora en la zona céntrica. En el semáforo paré porque estaba en rojo. Una vez que se puso en verde y que me predisponía a avanzar fue cuando ví a cinco muchachos que venían corriendo desde las vías pero nunca me imaginé con qué intención hasta que me arrojaron una botella contra el parabrisas (ver foto)”, describió Juan a LCRegina. “Lejos de detenerme lo que hice fue acelerar. Afortunadamente iba solo y no sufrí lesiones”, agregó el automovilista.

Según el hombre los sujetos eran mayores. Tras escapar para evitar consecuencias mayores, Juan indicó que se comunicó telefónicamente a la comisaría Quinta, lugar en el que le manifestaron que debía radicar la denuncia en el destacamento del barrio en el que reside (por Nuevo). “Cuando fui al puesto policial me dijeron lo contrario, que tenía que hacer la denuncia en la Quinta así finalmente no fui. Más allá de estas contradicciones, lo insólito fue que el policía me dijo que no tengo que frenar en ese lugar, aún cuando el semáforo esté en rojo porque ellos no pueden hacer nada. También me comentó que todos los días pasa algo en ese lugar pero que la gente ya lo ha naturalizado, razón por la que casi ya casi ni se denuncia”, señaló el automovilista.

Como consecuencia del botellazo el damnificado deberá comprar un nuevo parabrisas, cuyo valor ronda los $6000. “Casualmente lo había cambiado hace poco tiempo ya que iba hacer la revisión técnica obligatoria en los próximos días”, finalizó el hombre.