huerta alberdi

La huerta en la escuela 196, un espacio para aprender, compartir y que suma a las familias

“No íbamos a competir, íbamos a compartir conocimiento y los chicos se lucieron, explicaron de una manera lo que estaban haciendo que hasta yo quedé asombrada”, comentó la docente Maricel Villarroel a la hora de explicar la experiencia de ‘La Huerta’, un proyecto que desde mayo llevan adelante 18 chicos de segundo grado de la escuela 196 de Villa Regina.

El proyecto se denomina «Sembrando Conocimiento» y pertenece a la escuela de Villa Alberdi. Fue uno de los que se presentó en la Feria de Educación, Artes, Ciencias y Tecnología que se realizó en la escuela 370 de esta ciudad el último viernes. El mismo resultó ganador en esta instancia zonal y por este motivo desde la Secretaria de Desarrollo Social del municipio, a través de la Oficina Pro huerta, se felicitó a la comunidad educativa. En este sentido se destacó esta noble tarea de compartir saberes que garanticen aprendizajes de conceptos, procedimientos y actitudes en relación con la problemática de alimentos, nutrición, salud y seguridad alimentaria.

Desde comienzos de mayo los alumnos de la 196 comenzaron a trabajar en este proyecto impulsado por la docente Villarroel y el profesor de Educación Física Raúl Franzel, el cual nació a partir de la curiosidad de los chicos. “Un día vinieron y me preguntaron ‘cómo crecen las plantas, por qué pongo una semilla y no crece’ y así comenzó”, comentó Maricel.

Tan positiva y enriquecedora resultó la experiencia que en la actualidad todo el barrio se muestra orgulloso de la huerta de la escuela y acompañan a los alumnos. “Hace 14 años que soy docente y hace 13 que estoy en Alberdi. Esto superó todas mis expectativas y la respuesta de las familias es impresionante y ello es fundamental para los alumnos, incluso tengo un grupo de padres que es un lujo trabajar con ellos”, agregó la docente.

Además de aprender conceptos vinculados a la siembra y los alimentos, ‘Sembrando conocimiento’ también involucra a las personas con más experiencia en el barrio. En este sentido en el área de Sociales existe un espacio vinculado a la Huerta y denominado ‘Volviendo a nuestras raíces’. En este ámbito hace poco tiempo se invitó a la abuela Guillermina, de 80 años de edad, para que comente sus vivencias a los chicos, para que los aconseje y para que también los ayude con la huerta. Asimismo esta semana está previsto que se convoque a otra abuela del barrio para la clase de cocina, la cual se llevará a cabo con productos de lo que los alumnos sembraron.

También gracias a ‘Sembrando conocimiento’, los chicos elaboraron distintos escritos que finalizaron en un pequeño libro denominado ‘Cuentos de la huerta’, “el cual significó un orgullo para ellos poder presentarlo en el marco de la Fería”, se indicó.

Otro de los puntos positivos del proyecto es que gracias a la huerta se logró reacondicionar, gracias a la labor de los padres, un espacio situado al fondo del edificio escolar que por varios años estuvo en desuso. Allí es donde la huerta cautiva diariamente a los chicos e involucra a las familias.

“La huerta les encanta, los prepara de otra manera a los alumnos. Después de estar en este espacio, podés trabajar un montón de contenidos y ellos lo asimilan de otra manera en todas las asignaturas”, concluyó Maricel.