8a94cb36-8bf8-4254-ae0f-879391813114

La abuela reginense de 88 años que superó al Covid-19

Se trata de Juana Vidal, quien el lunes fue dada de alta tras varios días de internación.

 “Estuvo complicada, no la llevaron a terapia intensiva porque no había camas en terapia, la internaron en una habitación común. Los cuatro primeros días fueron difíciles”, comentó su hija en diálogo con LCR.

 

Villa Regina- En el marco de la situación sanitaria, donde los últimos informes remarcan un sistema de salud colapsado y en continuo crecimiento de la cantidad de casos confirmados de Covid, también se destaca el número de personas que han logrado superar el virus. Este es el caso de  la abuela Juana Vidal de 88 años de edad.

Su hija Mery Muñoz, contó a este medio como fue la situación que vivió junto a su familia,  cuando percibieron que su madre había comenzado con síntomas de Coronavirus. “Ella comenzó hace 18 días con síntomas, llamamos al médico y la atendieron en casa porque no querían sacarla, le hicieron el hisopado y dio positivo”, relató.

“Empezamos a tener contacto con el Hospital para ver si podíamos mantenerla en casa, pero sólo pudimos tenerla una semana ya que debido a su estado, finalmente tuvimos que internarla en Clínica Central”, dijo Muñoz.

“Estuvo complicada, no la llevaron a terapia intensiva porque no había camas en terapia, la internaron en una habitación común. Los cuatro primeros días fueron difíciles, se ahogaba mucho, no podía respirar ni hablar, pero entre la medicación y la atención logró superar el virus”, subrayó.

Juana finalmente recibió el alta médica el pasado lunes 7 de septiembre, su hija contó que “estaba feliz aunque estuvo asustada, pensaba que no iba a volver a casa, porque había momentos que perdía hasta la conciencia”.

Por otro lado destacó el trabajo del personal de salud, sobre todo, el de las enfermeras que tuvieron mucha paciencia y dedicación con ella porque como no existía ningún lugar disponible   en Terapia Intensiva y ella es de avanzada edad, había que controlarla a cada instante.

“No hay más lugar, están desbordados y a pesar de eso se destaca la buena onda de las enfermeras. Yo charlaba con ellas y pude darme cuenta que están asustadas por sus familias y sufren discriminación por parte de la gente. La gente no se cuida y no son solidarios con ellos”, sentenció.

“Ellos estuvieron constantemente preocupados por mi mama inclusive por mí, siendo que no tenía ningún síntoma. No tengo más que palabras de agradecimiento para todos ellos, increíble la atención de las enfermeras y los doctores”, finalizó.



A %d blogueros les gusta esto: