b64e7810-1fdb-4ad6-8765-2b900c8ac824

Hogar La Esperanza: “No es un cierre, es una reconversión y no significa que se abandona al adulto mayor”

Lo manifestó la Secretaria de Desarrollo Social Municipal, Luisa Ibarra, a #lcr luego de la conferencia de prensa que brindaron los distintos espacios políticos que integran el Frente de Todos.

“Si a la Secretaria de Desarrollo Social le aparece un caso de un adulto mayor varón en situación de calle, contamos con 8 plazas en el Hogar Juan Pablo II y tenemos prioridad”, señaló el director de Acción Social Rodrigo Durán.

“Siempre se actuó respetando la autonomía y la voluntad propia de las personas y rigiéndonos por lo que dice la Ley (…) Se decidió reconvertir ‘La Esperanza’ para también darle un espacio a la mujer, a las adultas mayores y a las adolescentes en situación de vulnerabilidad”, explicó la funcionaria.

 

Villa Regina – A partir de lo manifestado desde el Consejo Local de las Mujeres y la oposición expresada por distintos espacios del Frente de Todos respecto a la situación del Hogar Municipal La Esperanza, desde la Secretaría de Desarrollo Social de la Municipalidad se recalcó que el hecho de darle un lugar a la demanda social con un espacio para las mujeres en situación de vulnerabilidad, bajo ningún punto de vista significará que los adultos mayores varones queden sin un espacio de contención.

“No es un cierre, es una reconversión y no significa que se abandona al adulto mayor. Para llegar a esta decisión hubo un trabajo pensado, analizado y documentado. Lo que se hizo fue brindarles un espacio a las mujeres que no estaban contempladas en ningún lugar y que sufren violencia y demás vulnerabilidades. Además de otorgarles un sitio donde se puedan capacitar para una salida laboral”, manifestó la Secretaria de Desarrollo Social, Luisa Ibarra.

Teniendo en cuenta el surgimiento diario de casos de mujeres a las que se les debe dar atención por distintas problemáticas y la falta de un lugar para brindarles respuesta y alojamiento, la funcionaria comentó que se comenzó a analizar que existían dos lugares en los que se les daba espacio a los adultos mayores varones pero ninguno estaba destinado para la mujer en situación de vulnerabilidad.

“Pensamos en restructurar el Hogar La Esperanza pero no con el fin de cerrarlo. Cuando éste se crea en el 2004 tuvo como objetivo y reglamentación brindar hospedaje, alimentación, atención y dignificación humana a personas mayores de 60 años masculinos, que carezcan de recursos económicos para manutención y sin familiares directos en condiciones de asistirlos y solventar una alternativa geriátrica privada”, recordó.

“Lo que analizamos es que había una disposición por el Hogar Juan Pablo II que está destinado para los adultos mayores varones, ediliciamente preparado, que es un lugar amplio, en condiciones, con el personal que corresponde, que depende de la Municipalidad y que tiene a disposición 20 plazas de las cuales sólo 10 estaban ocupadas. Entonces vimos que tanto Juan Pablo II y ‘La Esperanza’ estaban dando respuesta a una sola problemática, es decir, adultos mayores hombres. Por eso decimos que no es un cierre, es reconvertir ‘La Esperanza’ para también darle un espacio a la mujer, a las adultas mayores y a las adolescentes en situación de vulnerabilidad”, explicó Ibarra.

Por su parte, respecto a lo que se expresó durante la conferencia brindada por el Frente de Todos el pasado viernes (foto inferior), el director de Acción Social, Rodrigo Durán, comentó que se trata de brindar respuestas a dos problemáticas y no de reemplazar un derecho por otro.

“El municipio hace 30 años que viene realizando convenio con el Juan Pablo II y se tiene a 8 trabajadoras allí. Si bien pertenece a la Fundación, este lugar trabaja año a año en conjunto con la Municipalidad  y está a disposición, por lo que sí a la Secretaria de Desarrollo Social le aparece un caso de un adulto mayor varón en situación de calle, tenemos prioridad y contamos con 8 plazas, las mismas que daría ‘La Esperanza’”, recalcó Durán.

Si bien durante la conferencia se calificó como un “vaciamiento acelerado” lo que se produjo en el Hogar La Esperanza desde comienzo de este año y se cuestionó el dispositivo de egreso de los adultos mayores, Ibarra argumentó que luego de los acuerdos alcanzados con el Juan Pablo II hubo un proceso para trasladar a aquellas personas que reunían los requisitos y fue charlado con la familia, “el cambio no fue de un día para el otro”, enfatizó.

Asimismo se aclaró sobre cuál fue el destino de los 6 adultos mayores que permanecían en el Hogar a comienzos de este año, sobre todo, a partir del video que envió el Consejo Local de las Mujeres. En él se daba cuenta sobre las condiciones adversas en las que viven algunas personas adultas mayores que estaban en ‘La Esperanza’ y se promueve el debate en la sociedad. Sobre este punto y cómo se dio el proceso de traslado de las 4 personas que no fueron llevadas al Juan Pablo II, también habló la titular de Desarrollo.

“En un caso un hombre con problemas de salud y que tenía una jubilación podía ir a un geriátrico privado y por eso se trabajó con la familia. Otro señor no quería estar institucionalizado, por lo que se le alquiló un lugar para vivir, está viviendo allí gracias a su jubilación, trabajando y en buenas condiciones de salud. Otro hombre, que tenía su casa, ingresó en su momento porque tenía una enfermedad y la familia no podía asistirlo. Cuando estuvo mejor de salud se fue a su hogar ya que tampoco quería estar institucionalizado. También está la situación de un hombre que ingresó con 53 años y que hoy tiene 57. Se trata de una persona que en el 2015 fue institucionalizada porque se le incendió su casa cuando lo que correspondía era arreglarle su hogar en ese momento. En este caso el hombre dijo querer trabajar y volver a su casa”, describió Ibarra.

“También está la situación de una mujer que es originaria de Las Lajas (Neuquén) que deambula entre el Hogar, un alquiler y Neuquén. Es un caso que está documentado, que se ha trabajado con Salud Mental y con la Justicia y que determinaron que es una mujer autónoma, que puede tomar sus decisiones y que no podemos ir en contra de su voluntad. De todas maneras, si ella quiere volver a ‘La Esperanza’ puede hacerlo cuando quiera”, relató la funcionaria ante el hecho que se denunció a través de un video.

Con lo que se calificó como una “reconversión” de “La Esperanza”, desde el fin de semana se aloja en este lugar una abuela que fue derivada desde Salud Mental. “De no haber sido esto posible, la tendríamos que haber llevado al Cumelén, como ha venido sucediendo con todas aquellas situaciones en las que se debió asistir a las mujeres durante los fines de semana o en horas de la madrugada”, dijo la funcionaria.

“Siempre se actuó respetando la autonomía, la voluntad propia de las personas y rigiéndonos por lo que dice la Ley para que el adulto mayor viva en su ámbito familiar y que tengan su propio lugar de residencia ya que la institucionalización es el último recurso”, concluyó Ibarra.