choque1

General Paz: “Si no es el alcohol, es la velocidad. Estamos cansados de los choques o que se suban a la vereda”

Villa Regina – Alrededor de las 6 horas de ayer una camioneta de color blanco Ford F-100 que circulaba por avenida General Paz en dirección sur-norte (hacia ruta 22) se subió en contramano a la vereda a la altura de calle Azcuénaga y tras impactar y arrancar 4 postes de hierro de dos comercios, el conductor huyó del lugar.

Más allá del daño ocasionado y de la suma de alrededor de $30.000 que el propietario de Refrigeración Nikolino deberá abonar para la reparación, éste manifestó su preocupación por la imprudencia con la que transitan los automovilistas sobre General Paz, en especial, en el tramo que va desde Colegio Nacional y la Ciudad Judicial.

Por el hecho de tránsito ocurrido ayer, y que también afectó al kiosco de su pareja (Llamame Lola), se radicó una denuncia en la Comisaría Quinta. “El choque provocó que la camioneta arrancara dos postes del kiosco y otros dos de mi local, postes que son los que sostienen las chapas cada vez que se abre. ¿Qué hubiese pasado si al momento en que la camioneta se subió a la vereda, mi mujer o yo abríamos el local o el kiosco?”, manifestó Nicolás, propietario del comercio de refrigeración.

La preocupación del comerciante, la cual es compartida por otros frentistas, no sólo radica en este último hecho sino también a otros siniestros viales que se han registrado en los últimos años en el sector urbano de General Paz, muchos de ellos vinculados al exceso de velocidad y al estado de ebriedad de los conductores.

“Si no es el alcohol, es la velocidad, todos los vecinos estamos cansados de los choques que se producen en la avenida o que se suban a la vereda. El peligro es constante en cualquier momento del día, no hay respeto y por eso evitamos estar en la vereda”, agregó.

A raíz de esta situación se adelantó a LCR que próximamente vecinos de la mencionada avenida elevarán una nota al Concejo Deliberante para solicitar que se coloquen reductores de velocidad. “Así no se puede seguir”, concluyó Nicolás.