ce7d2b09-c588-4d0d-8603-f666def0f2c5

Estuvo intubada en la guardia del hospital y atada a una camilla por falta de camas

“Lo de mi hija era terriblemente urgente y así y todo no se pudo conseguir una cama para ella”, relató Mariela a LCR, mamá de la paciente Milagros Rojas quien falleció como consecuencia de un tumor cerebral.
Tras varios llamados a los distintos hospitales y clínicas de la región, varias horas más tarde se logró ubicar una cama en clínica Central.

Villa Regina – A fines de la semana pasada algunos lectores se comunicaron con LCR para dar a conocer la situación en la que se encontraba internada Milagros Rojas, una joven que como consecuencia de un tumor cerebral debió ser internada durante las primeras horas del viernes en el hospital de Villa Regina pero que a raíz de la falta de camas debió permanecer intubada en el sector de guardia.
Posteriormente este medio logró contactar a Mariela, la mamá de la paciente. Lamentablemente en un momento difícil para ella y su entorno familiar ya que Milagros había fallecido a raíz de un cuadro que, según la progenitora era irreversible.
Sin embargo, así como resultó difícil poder creer que ante ese cuadro de salud, la joven haya tenido que permanecer intubada en la guardia, más sorprendente resultó ser el testimonio brindado por Mariela.
“Tuvo que estar prácticamente todo un día intubada y sobre una camilla en la guardia. Además de ser incomoda, tuvo que estar con su brazo atado a la baranda para evitar que se cayera debido a las dimensiones de la camilla ya que de por sí es angosta”, comentó la mujer.
“Nadie tenía una cama y mi hija se moría en la camilla. Después de varios llamadas y gestiones hechos por el personal del hospital se pudo conseguir una cama en la clínica Central”, agregó.
En su testimonio Mariela señaló que la falta de camas no era sólo en la ciudad, sino también en la región, “ni siquiera a Buenos Aires pudimos trasladarla debido a la complejidad de su estado de salud”, señaló.
Asimismo su mayor impotencia fue saber que en Neuquén había cama pero por pertenecer a Río Negro y no ser paciente de la vecina provincia, su hija no podía ser internada allí. “Era una vida y no les importó. Para mí son una basura”, dijo.
“Hoy siento que todo el mudo está pendiente del COVID, pero la realidad es que también hay pacientes que necesitan de operaciones urgentes y que no les dan lugar. Lo de mi hija era terriblemente urgente y así y todo no se pudo conseguir una cama para ella”, indicó Mariela.
Pese al dolor y a la indignación la mujer destacó y valoró el trabajo y la predisposición del personal de salud del hospital local y la clínica Central. “Se portaron como los dioses con mi hija, son de una enorme calidad humana los médicos y enfermeros, tal es así que hasta el día de hoy se comunican conmigo para darme las condolencias”, recalcó.
Milagros ingresó alrededor de las 8 horas del viernes al hospital y entre las últimas horas del sábado y primeros minutos de la madrugada del sábado logró ser derivada a la clínica Central, lugar en el que falleció.
“Fue un momento que sufrimos mucho y el dolor aún sigue. La camilla no era un lugar para que ella estuviese en sus últimas horas de vida”, finalizó la mamá de Milagros.
Para conocer más detalles respecto a este hecho y la disponibilidad de camas en el hospital Área Programa Villa Regina, este medio intentó comunicarse sin éxito con el director Osvaldo Ruiz Díaz.



A %d blogueros les gusta esto: