P1_profugo

Estaba prófugo, lo detuvieron en una casa abandonada pero podría continuar con la libertad condicional

Se trata de Pablo Ismael Chirino, quien en su momento fue condenado por el homicidio de Víctor Dinamarca. Desde mediados de octubre era buscado intensamente por la policía luego de que rompiera la tobillera electrónica por segunda vez en un año.

El fin de semana fue encontrado en una vivienda abandonada en la zona rural de Godoy (ver foto) pero por no estar detenido sino con libertad condicional, el sujeto de 29 años podría quedar libre nuevamente bajo las mismas medidas cautelares.

 

 

Godoy – Minutos antes de las 10 horas del domingo personal policial de la Subcomisaria 65º de Godoy logró detener a Pablo Ismael Chirino (29), sujeto que era buscado desde mediados de octubre a partir de una orden de captura por parte de la justicia. La misma se originó luego de que éste cortara por segunda vez en un año la tobillera electrónica que tenía y que impedía que saliera de la zona.

Chirino fue encontrado durmiendo junto a un adolescente en una casa abandona ubicada en la zona rural norte de la localidad godoyense.

El sujeto de 29 años estaba prófugo desde el pasado 13 de octubre cuando cortó su tobillera electrónica y desde entonces se intensificó su búsqueda por parte de la Brigada de Investigaciones de Regina y demás unidades especiales por distintos puntos de Godoy y Villa Regina. En el marco de esta tarea se sospecha que durante todo este tiempo estuvo ocultándose en distintas propiedades que le dieron refugio.

A partir de información recabada por la policía godoyense, durante el fin de semana se obtuvieron datos de los posibles lugares donde se encontraba oculto el individuo. Así fue como a las 9,50 horas del domingo personal de la Unidad 65º irrumpió sorpresivamente en la mencionada vivienda rural para finalmente lograr su detención.

Por disposición de la Justicia, Chirino fue trasladado a la comisaría 35 de Villa Regina y hasta el momento permanece detenido en el marco de la orden de captura emitida en su momento por la Jueza de Ejecución María Gadano. En tanto el joven que lo acompañaba fue entregado a la SENAF para su asistencia.

Cabe recordar que el sujeto que permanece detenido había sido condenado por el homicidio de Víctor Dinamarca, ocurrido en el año 2015 en Godoy. Por apuñalar en el pecho y causarle la muerte al vecino godoyense, fue condenado a ocho años de prisión.

Posteriormente, y ante el buen comportamiento que tuvo en el Penal, logró el beneficio de la libertad condicional al cumplir la mitad de la condena, beneficio que le fue otorgado en septiembre de 2019 por el ex juez de Ejecución Penal Juan Pablo Chirinos (actualmente Defensor Oficial).

Asimismo, y al igual que lo ocurrido el pasado 13 de octubre, Pablo Ismael Chirino ya registraba un pedido de captura similar en octubre de 2019 luego violentar otra tobillera electrónica que tenía colocada en esa oportunidad.

Tras su reciente detención durante la jornada del lunes se concretó la audiencia de formulación de cargos por el delito de evasión y por el de amenazas contra una ex pareja. Sin embargo, ninguno prosperó por distintos motivos.

En primer lugar los cargos de “evasión” solicitados por el fiscal Juan Carlos Luppi no se tuvieron por formulados ya que en la audiencia se manifestó que no se configuró tal delito.

Cabe señalar que el Artículo 280 del Código Penal establece textualmente que: “Será reprimido con prisión de un mes a un año, el que hallándose legalmente detenido se evadiere por medio de violencia en las personas o fuerza en las cosas”. En este sentido se explicó al fiscal Luppi que Chirino no estaba detenido durante el último tiempo, sino que tenía libertad condicional, razón por la que no se podía evadir y sólo existía sobre él una orden de captura por “rebeldía”.

Asimismo, desde la Fiscalía no se atribuyeron otros posibles delitos como desobediencia judicial.

Por su parte tampoco prosperó la formulación por presuntas amenazas por falta de pruebas aportadas por el fiscal debido a que sólo se habría presentado la denuncia de la presunta víctima como evidencia. Sin embargo, en caso de reunirse mayores pruebas, este punto podría volver a ser planteado.

Pese a que ambas formulación de cargos no prosperaron, Chirino continúa detenido en la comisaría 35 pero únicamente por la orden de captura de la jueza de Ejecución.

En lo inmediato María Gadano deberá resolver si le revoca o no el beneficio de la libertad condicional teniendo en cuenta que recientemente se resolvió que Chirino en ningún momento estuvo evadido, que tampoco prosperó el delito de amenazas y que, además, fue encontrado dentro del ámbito espacial donde podía moverse (Godoy).

En forma paralela a esta situación judicial, a nivel policial continúa la investigación sobre la posible participación del sujeto de 29 años en otros hechos delictivos, amenazas y lesiones con arma blanca ocurridos durante el último tiempo en la localidad.