INFANTE2

“Esperamos que los responsables de esta ‘FUGA’ también sean castigados”

Es lo que se manifestó a LCR desde el entorno familiar a Susana Altamirano, la mujer que fue asesinada en febrero de 2019 y hecho por el cual permanecía preso en la comisaría de Huergo Edison Infante.

A más de 24 horas de su fuga, continúa su búsqueda y también avanza la investigación para determinar si hubo negligencia en base a un exceso de confianza o complicidad para que el único imputado y detenido por la causa lograra escapar sin romper nada.

 

 

Regina/Huergo – A más de 24 horas de su fuga la policía, el grupo COER y la división canes continúa con la búsqueda y el rastrillaje en las zona de barda de las distintas localidades del Alto Valle Este para encontrar a Edison Infante (23), sujeto que permanecía detenido desde hace 1 año y 5 meses en comisaría por el homicidio de la abuela Susana Altamirano (78) ocurrido en Villa Regina.

“Hoy sentimos impotencia, injusticia y mucha bronca, sentimos que en este país no solo no hay justicia, sino tampoco hay valores. Esperamos que los responsables de esta ‘FUGA’ también sean castigados”, manifestaron desde el entorno familiar de Susana a LCR.

Si bien de la fuga de Infante se tomó conocimiento a las 8,45 horas de ayer aproximadamente, se estima que éste huyó de la comisaría 16 de Ingeniero Huergo entre las últimas horas del lunes y primeras horas de la mañana del martes.

Antes de escapar, aparentemente sin romper nada, el imputado dejó una nota, escrito en el que manifestó sus intenciones de quitarse la vida y precisó en qué lugar lo haría, aunque para los investigadores esto sólo se trataría de una manera de entorpecer la investigación.

A partir de que se viralizó la imagen de Infante, la policía comenzó a recibir algunos llamados sobre distintos lugares en los que lo habrían visto. Uno de ellos se produjo alrededor de las 16 horas en la localidad de Chichinales cuando un vecino comentó haber visto a un joven de similares características en la zona rural cercana al balneario, dato que finalmente resultó ser falso. Mientras tanto la búsqueda continuó y, mayormente, se concentró en la zona de bardas de Regina y Huergo. También la tarea policial se desarrolló en Godoy y Cervantes.

Hasta el momento existe hermetismo y desde la Jefatura de la Policía de Río Negro no se brindó información oficial y mucho menos mayores detalles ya que todo es materia de investigación. En este sentido la justicia deberá determinar si hubo negligencia en base a un exceso de confianza o complicidad.

Cabe recordar que Infante permanecía con prisión preventiva en comisaría desde el 26 de febrero de 2019. Esta medida cautelar fue prorrogada en reiteradas ocasiones por el lapso superior al año, y luego por la pandemia el juicio debió suspenderse en dos ocasiones (mayo y junio de 2020).

Pese a que por un corto período el sujeto permaneció en la comisaría 35 de Regina, la mayor parte del tiempo estuvo en la comisaría de Huergo, Unidad que incluso en algún momento sufrió daños en los vidrios por parte de quienes buscaban justicia por mano propia.

En más de una ocasión, fuentes policiales consultadas por LCR se refirieron a la personalidad del imputado, motivo por el que habrían insistido para que se lo trasladarse al Penal de General Roca por considerarse que las unidades policiales no están preparadas y facultadas para tener tanta cantidad de tiempo a un detenido.

Finalmente cuando parecía que Infante iba a afrontar el juicio en libertad debido al vencimiento de la prisión preventiva (plazo que se hubiese cumplido en agosto), durante los últimos días se resolvió que a las 16 horas de ayer comenzará la primera audiencia del debate vía zoom. Sin embargo, por las razones ya abordadas el juicio no pudo celebrarse.

“Hace un año y medio mendigamos justicia, esperamos la justicia en un país donde las leyes amparan a los delincuentes y a los corruptos. Lo que pasó es vergonzoso y lamentablemente hoy continuamos con la tristeza y la desesperanza”, se agregó desde la familia Altamirano.

 

 

 

    EL CRIMEN

 

 

El domingo 24 de febrero de 2019, entre la madrugada y primeras horas de la mañana de ese día, se produjo el crimen en el domicilio de la víctima ubicado en calle América del Sur al 400 de barrio Pretto.

El autor del homicidio ingresó a la propiedad de Altamirano por una claraboya, tapando su cara con una máscara y utilizando guantes para evitar ser reconocido por el circuito de cámaras con el que cuenta la casa. Asimismo actuó descalzo para evitar dejar rastros de calzado. Una vez adentro se encontró con la dueña del hogar para luego amenazarla todo el tiempo con un elemento punzocortante para que le entregara elementos de valor (dinero).

No conforme con ello, posteriormente llevó a la víctima a una habitación, la amordazó y provocó su muerte mediante la compresión externa del cuello a través de una soga. Para la fiscalía el crimen se produjo con la intención de ocultar el frustrado delito de robo, asegurando su resultado y así lograr la impunidad.

Una vez que Susana fue encontrada asesinada, a las pocas horas se detuvo a 15 personas, mayormente con el objetivo de obtener material genético y su posterior análisis. Entre ellos hubo muchos de los inquilinos que habitaban en la propiedad de Altamirano, lugar en el que la mujer tenía departamentos que alquilaba, y entre ellos estaba el imputado de 21 años.

Sin embargo a partir de los allanamientos realizados y lo filmado en las cámaras de seguridad que tenía la vivienda de la víctima, las pruebas en contra del acusado fueron más que contundentes.

 



A %d blogueros les gusta esto: