P1_altamirano

En junio se realizará el juicio por el homicidio de Susana Altamirano

Hasta el momento serán dos audiencias que se llevarán a cabo en General Roca el lunes 8 y martes 9 del próximo mes. Los debates se harán de manera presencial y por video conferencia. Esta semana se le prorrogó la prisión preventiva hasta el 11 de junio al único imputado y detenido por el crimen.

 

Villa Regina – Recientemente se conoció que en junio se realizará el juicio por el homicidio de Susana Altamirano, la mujer de 78 años que fue asesinada en la madrugada del 24 de febrero de 2019 en barrio Pretto de Villa Regina y hecho por el cual permanece detenido e imputado Edison Infante (21).

Las audiencias se llevarán a cabo el próximo lunes 8 y martes 9 del próximo mes en la ciudad judicial de General Roca y se harán de manera presencial y por video conferencia.

Si bien en un principio estaba previsto que el juicio se desarrollará a mediados de este mes, la fecha fue reprogramada debido a los contratiempos generados propios por la pandemia del COVID-19.

Además de confirmarse la fecha del debate, a comienzos de esta semana el juez de Garantías de Villa Regina, Gastón Pierroni, prorrogó hasta el 11 de junio la prisión preventiva de Infante, el cual permanece detenido en comisaría desde el pasado 27 de febrero de 2019.

“Queremos perpetua y que esté preso en el Penal”, manifestó David a LCRegina, uno de los hijos de Susana, al cumplirse un año del homicidio de su mamá.

El imputado llega al juicio por “homicidio doblemente calificado por alevosía y criminis causa, agravantes en concurso ideal con los delitos de tentativa de robo con arma y abuso sexual simple, ambos en concurso real”, calificación legal que en caso de ser declarado culpable (especialmente por la alevosía o la criminis causa) prevé una pena de prisión perpetua.

 

 

EL CRIMEN

 

El domingo 24 de febrero de 2019, entre la madrugada y primeras horas de la mañana de ese día, se produjo el crimen en el domicilio de la víctima ubicado en calle América del Sur al 400 de barrio Pretto.

El autor del homicidio ingresó a la propiedad de Altamirano por una claraboya, tapando su cara con una máscara y utilizando guantes para evitar ser reconocido por el circuito de cámaras con el que cuenta la casa. Asimismo actuó descalzo para evitar dejar rastros de calzado. Una vez adentro se encontró con la dueña del hogar para luego amenazarla todo el tiempo con un elemento punzocortante para que le entregara elementos de valor (dinero).

No conforme con ello, posteriormente llevó a la víctima a una habitación, la amordazó y provocó su muerte mediante la compresión externa del cuello a través de una soga. Para la fiscalía el crimen se produjo con la intención de ocultar el frustrado delito de robo, asegurando su resultado y así lograr la impunidad.

Una vez que Susana fue encontrada asesinada, a las pocas horas se detuvo a 15 personas, mayormente con el objetivo de obtener material genético y su posterior análisis. Entre ellos hubo muchos de los inquilinos que habitaban en la propiedad de Altamirano, lugar en el que la mujer tenía departamentos que alquilaba, y entre ellos estaba el imputado de 21 años.

Sin embargo a partir de los allanamientos realizados y lo filmado en las cámaras de seguridad que tenía la vivienda de la víctima, las pruebas en contra del acusado fueron más que contundentes.

Si bien para la Defensa no existía “una plataforma evidencial para la calificación legal solicitada por la fiscalía en contra de su asistido” e intentó en un primer momento en que la calificación legal para su defendido sea la de “homicidio simple”, el juez de Garantías compartió los argumentos de la Fiscalía y es por ello que desde el 27 de febrero el acusado por el hecho permanece con prisión preventiva.

La medida cautelar debió se prorrogada en varias ocasiones, incluso a mediados de diciembre la Defensa solicitó la prisión domiciliaria para el imputado, algo que finalmente no prosperó.



A %d blogueros les gusta esto: