https://periodicolacomuna.com.ar/wp-content/uploads/2020/03/gedc9515-1050x788.jpg

Declaran culpables a dos médicos de Regina por un caso de mala praxis en la clínica Central

A más de 5 años de la muerte de Rubén Aladino Alarcón, los jueces de General Roca encontraron culpable ayer a dos médicos de esta ciudad. En tanto una tercera profesional no fue declarada culpable y resultó absuelta por el beneficio de la duda en torno a la falsificación de un documento público. La sentencia se dará a conocer en los próximos días

Villa Regina – Durante la jornada de ayer los jueces de General Roca dieron a conocer su veredicto de culpabilidad en el marco de una causa por mala praxis ocurrido en la clínica Central de Villa Regina el pasado 19 de diciembre de 2014, ocasión en la que falleció Rubén Aladino Alarcón.

Durante la primera fase del juicio que concluyó ayer el juez Emilio Stadler declaró culpables a los médicos Juan Manuel Calderón y Pedro Augusto Guerra por “homicidio culposo”. Asimismo la tercer profesional imputada por el hecho, Inés Patricia Pedernera, no fue considera culpable debido al beneficio de la duda y resultó absuelta por el delito de falsificación de documento público en la alteración de la historia clínica del paciente.

En primer lugar , durante su veredicto el magistrado señaló: “Declaro la culpabilidad de  Juan Manuel Calderón y Pedro Augusto Guerra como autores penalmente responsables del delito de ‘homicidio culposo’ (…) Ambos han sido negligentes en la atención médica que le brindaron al paciente Rubén Aladino Alarcón, quien falleció como consecuencia directa de sus conductas. Por su calidad de médicos se encontraban en posición de garantes de la salud del paciente y consiguientemente pesaba sobre ellos un especial deber de exigencia, que en el caso concreto no cumplieron. Todo ello motivó a que oportunamente no se dispusiera el tratamiento médico adecuado para el restablecimiento de la salud del enfermo”.

Posteriormente, en referencia a Pedernera, indicó: “Declaro no culpable a Inés Patricia Pedernera por aplicación del beneficio de la duda. Aun cuando se considere que incurrió en mala praxis médica, porque debió haber llevado adelante otras acciones médicas,  no obstante ello es altamente probable que  el resultado  muerte igualmente se hubiese producido”.

Asimismo resolvió absolver a la médica por el delito de Falsedad Ideológica de Documento Público de la que ha sido acusada. “Al margen de su  comprobación en el juicio y que dicha conducta resulta atípica, contrariamente a lo expresado en la imputación no es un documento público sino privado, no siendo susceptible de falsedad ideológica en los términos de la acusación”, agregó el juez en su veredicto.

Ahora las partes tendrán un plazo de 5 días para ofrecer pruebas y para ordenar a la Oficina Judicial la fijación de una nueva audiencia. Posteriormente, el tribunal dará a conocer la sentencia integral, la cual será fijada en la segunda instancia del juicio que se llevará a cabo en los próximos días. 

 

La mala praxis a Alarcon

 

Alrededor de la 5,30 del viernes 19 de diciembre de 2014 la policía debió concurrir a la clínica Central luego de que desde este lugar se informara sobre la existencia de disturbios por parte de la familia Alarcón-González.

Sin embargo la viuda de Alarcón, Juana Esther Herrera, negó la culpabilidad de la familia y agregó que la provocación provino por parte de uno de los profesionales del lugar (ver foto). Todo se originó a partir del ingreso de su marido a la clínica por un cuadro de gastroenteritis. Este cuadro, sumado a los errores en la atención médica, desencadenaron que el hombre falleciera alrededor de las 5 de la madrugada de ese día.

Desde ese momento la familia Alarcón se criticó el desempeño laboral del personal de enfermería y de la médica de guardia. “Nunca una persona se puede morir por una gastroenteritis, ellos lo mataron”, manifestó Juana Herrera a LCRegina en esa oportunidad, hecho que posteriormente denunció penalmente.

 



A %d blogueros les gusta esto: