142961675_234343904832361_1905110185909462253_o

Comerciantes de calle Alberdi plantearon su disconformidad por el cambio de estacionamiento

Solicitaron poder volver a estacionar sobre la margen norte de dicha arteria. “No se nos consultó y nos sentimos perjudicados”, dijo uno de los comerciantes.

En otro orden, vecinos del sector que va desde calle Villarino a Juan XXIII pidieron mayores controles para evitar el mal estacionamiento. “Pese a estar el cordón pintado de amarillo, estacionan igual y complican la circulación y la entrada de autos”, dijo una lectora.

 

 

Villa Regina – En el marco de la última sesión dos comerciantes que se ubican sobre calle Juan Bautista Alberdi, especialmente frente a la plaza de barrio Gardín, expresaron su disconformidad respecto al cambio de estacionamiento que se produjo en el último tiempo sobre la mencionada arteria y en el tramo que va desde las calles Villarino y Juan XXIII.

De acuerdo a lo manifestado por los comerciantes Gerardo Piedrafita y Marcelo Cataldo dicho sector de la calle Alberdi no es un punto problemático en materia de tránsito o donde se produzcan accidentes aunque sí se reconoció que los mayores inconvenientes por la circulación de vehículos se producen en determinados momentos del día como las primeras horas de la mañana, al mediodía o en el horario de regreso a casa.

Sin embargo, a fines de enero se puso en vigencia la Ordenanza 098 que prohíbe estacionar sobre el margen norte de calle Alberdi, entre las arterias Villarino y Juan XXIII, normativa que generó dificultades para los 7 comerciantes y las tres casas de familia que se ubican allí sobre barrio Patagonia (frente a Gardín).

“No se nos consultó y nos sentimos perjudicados con esta medida”, dijo uno de los comerciantes. En este sentido mencionaron los inconvenientes que se generan en algunos comercios, por ejemplo, cuando se produce la descarga diaria de electrodomésticos o la carne. “Algunos tienen que cruzar la calle con la media res al hombro y otros directamente deciden estacionar sobre la línea amarilla”, se manifestó.

Ante esta situación los vecinos solicitaron poder volver a recuperar el estacionamiento sobre la margen norte ante los problemas que les genera la normativa, fundamentalmente, a los comercios que se encuentran frente a la plaza de Gardín. Asimismo, plantearon como solución la posibilidad de analizarse el estacionamiento a 45º en el sector de la mencionada plaza.

Una vez que escucharon el planteo de los vecinos, los concejales indicaron que previo a la prohibición de estacionar sobre la margen norte de calle Alberdi se mantuvo un diálogo con los comerciantes de esas cuadras para ver cómo los afectaría la normativa en las ventas y en esa ocasión no tuvieron mayores reparos.

No obstante, uno de los dos vecinos que se acercó al Concejo Deliberante recordó que ello pudo deberse debido a que en un comienzo lo que inicialmente se planteaba era prohibir el estacionamiento sobre la margen sur.

Cabe recordar que ante esta última posibilidad la Junta Vecinal de Gardín señaló los inconvenientes que generaría en los vecinos del barrio prohibirles estacionar frente a sus domicilios. Por este motivo los ediles resolvieron cambiar la margen sur por la norte.

Finalmente desde la presidencia del Concejo Deliberante se transmitió a Piedrafita y Cataldo que sus planteos serán analizados en la Comisión de Tránsito y que oportunamente se los convocará para transmitirles lo que se resuelva.

 

Piden más controles por estacionar de manera incorrecta

Días previos al planteo realizado por los comerciantes al Concejo Deliberante, frentistas del mencionado sector de la calle Alberdi se refirieron a las faltas de tránsito que se producen en forma constante por aquellos automovilistas que pese a estar pintado de amarillo deciden estacionar de manera incorrecta.

“No solo complican la circulación, sino también la entrada de autos. Yo vivo sobre esa calle y todos los días es la misma historia.  Estaría bueno que algún inspector de tránsito circulara la zona y controlara esta constante irregularidad”, manifestó una lectora.