altamirano

Causa Altamirano: denegaron la prisión domiciliaria para el único imputado

El detenido por el homicidio de Inés Susana Altamirano continuará con prisión preventiva en comisaría por los próximos dos meses. El juez de Garantías Gastón Pierroni rechazó el pedido de la defensa para que el joven de 21 años cumpliera prisión domiciliaria con control electrónico

 

Villa Regina – A pedido de la fiscalía durante los últimos días el Juez de Garantías, Gastón Pierroni, resolvió que el imputado por el homicidio de Inés Susana Altamirano (79) continuara con prisión preventiva en comisaría por los próximos dos meses. Asimismo el magistrado rechazó el pedido de la Defensa, quien había solicitado la prisión domiciliaria con control electrónico para su defendido.

La audiencia se realizó a partir de que venciera la tercera prórroga de la preventiva solicitada por los fiscales Andrés Nelli y Juan Carlos Luppi el pasado 27 de febrero. En un nuevo encuentro en la Oficina Judicial de Regina, desde la fiscalía se pidió una cuarta extensión de la medida cautelar pero por el plazo de dos meses ya que aún restan los resultados de la pericial antropocosmétrica realizada en Buenos Aires y de la pericia psicológica practicada al imputado.

Si bien los abogados Defensores Oscar Pineda y Pablo Iribarren no se opusieron al planteo de la Fiscalía, sí solicitaron que la preventiva al imputado Edison Infante (21) continuara bajo la modalidad domiciliaria y con control electrónico (pulsera o tobillera).

Tras una cuarto intermedio el Juez Pierroni resolvió rechazar el pedido de la Defensa por el hecho de que no se invocó ninguna razón humanitaria y demás requisitos que plantea el Código y la  Ley 24660, como por ejemplo, no se trata de una persona mayor a los 70 años de edad o no registra una enfermedad incurable, entre otras.

De esta manera Infante continuará detenido en comisaría hasta fines de noviembre o hasta tanto se cuente con los resultados de las pericias. En este sentido con lo que sí ya se cuenta son con los resultado de las pruebas de ADN, las cuales serían compatibles con las del detenido aunque también habrían arrojado como resultado la presencia de un tercero en la escena del hecho, la cual no se observaría en la filmación extraída de las cámaras de la vivienda donde se produjo el crimen en horas de la madrugada del 24 de febrero de este año.

“En la oportunidad y mientras Altamirano se encontraba en su domicilio, el imputado ingresó en contra de la voluntad expresa o presunta de la víctima, con intenciones de apoderarse ilegítimamente de elementos que se encontraban en el interior de la vivienda”, describió Luppi en su momento.

“Previo inmovilizar a la víctima, con intimidación utilizando un elemento punzocortante, amordazó a la señora y mediante la utilización de una cuerda le provocó la muerte por ahorcamiento”, agregó.

Cabe recordar que la calificación legal enunciada por la fiscalía en la formulación de cargos fue la de “homicidio criminis causae”.

Comentarios de Facebook