cd

¿Carlos Isla NO o Carlos Isla SI?

Comerciantes nucleados en los rubros Ferretería y/o Corralones de la localidad han manifestado públicamente la oposición a que dicha empresa se instale en Regina. Los mismos hicieron llegar notas al Concejo Deliberante y a la Cámara de Comercio para que intercedan y  que no se les permita obtener la licencia comercial para poder explotar su rubro.
En una de las notas, girada a la Cámara de Comercio, los comerciantes aducen que desde hace años “Carlos Isla” abastece a un sector de la población, lo cual perjudica a su rubro sin poder oponerse a ello y agregan: “Pero este caso es muy diferente, ya que ninguno de nosotros se encontraría en condiciones de hacer frente para poder competir con sus precios, ya que hablamos de una empresa de gran magnitud y no de una Pyme como la de cada uno de los presentantes. Es por todo esto, que hoy recurrimos buscando el apoyo de la Cámara de Comercio que nos nuclea, para que nos ayude a defender el comercio local y proceda a intervenir ante las autoridades para que la “Habilitación Comercial” de esta nueva empresa sea denegada ya que perjudicaría económicamente nuestro rubro que hoy se encuentra castigado por la situación económica que estamos atravesando”.
Desde la Cámara de Comercio presidida por Franco Susca se dijo que “La Constitución Nacional fue inspirada bajo los principios de Libertad Individual y el Derecho al Comercio y que justamente la Ley de Defensa de la Competencia define el marco regulatorio para ello y que por esto están imposibilitados a intervenir en este tema ya que existe un impedimento y es la Ley de Defensa de la Competencia y puntualmente el Artículo 2° inciso “f” sanciona la implementación de este tipo de metodología que afecta la libertad de comercio.

¿Qué dice la ley N° 25156 de Defensa de la Competencia?

Vamos a transcribir los Artículos 1° y parte del artículo 2° de la Ley de Defensa de la Competencia.

De los acuerdos y prácticas prohibidas

Artículo 1°- Están prohibidos y serán sancionados de conformidad con las normas de la presente ley, los actos o conductas, de cualquier forma manifestados, relacionados con la producción e intercambio de bienes o servicios, que tengan por objeto o efecto limitar, restringir, falsear o distorsionar la competencia o el acceso al mercado o que constituyan abuso de una posición dominante de un mercado, de modo que pueda resultar perjuicio para el interés económico general.

Queda comprendida en este artículo, en tanto se den los supuestos del párrafo anterior, la obtención de ventajas competitivas significativas mediante la infracción declarada por acto administrativo o sentencia firme, de otras normas.

Artículo 2°- Las siguientes conductas, entre otras, en la medida que configuren las hipótesis del artículo 1°, constituyen prácticas restrictivas de la competencia:

a) Fijar, concertar o manipular en forma directa o indirecta el precio de venta, o compra de bienes o servicios al que se ofrecen o demanden en el mercado, así como intercambiar información con el mismo objeto o efecto;

b)Establecer obligaciones de producir, procesar, distribuir, comprar o comercializar solo una cantidad restringida o limitada de bienes, o prestar un número, volumen o frecuencia restringido o limitado de servicios;

c) Repartir en forma horizontal zonas, mercados, clientes y fuentes de aprovisionamiento;

d) Concertar o coordinar posturas en las licitaciones o concursos;

e) Concertar la limitación o control del desarrollo técnico las inversiones destinadas a la producción o comercialización de bienes o servicios;

f) Impedir, dificultar u obstaculizar a terceras personas la entrada o permanencia en un mercado o excluirlas de este;

g) Fijar, imponer o practicar, directa o indirectamente, en acuerdo con competidores o individualmente, de cualquier forma precios y condiciones de compra o de venta de bienes, de prestación de servicios o de producción.

h) Regular mercados de bienes o servicios, mediante acuerdos para limitar o controlar la investigación y el desarrollo tecnológico, la producción de bienes, de prestación de servicios, o para dificultar inversiones destinadas a la producción de bienes o servicios o su distribución.

Hace días en Villa Regina existe una puja entre algunos comerciantes preocupados por la instalación de Carlos Isla y vecinos a favor de esto.

Observando las redes sociales de este medio podemos ver que hay muchos comentarios positivos de que empresas importantes se instalen en la ciudad. Muchas veces me encuentro leyendo aportes de lectores solicitando que desde el municipio y la Cámara de Comercio se busque captar la atención de grandes empresarios ¿Realmente apostamos a que la región viva otro desembarco, aunque esta vez sea de empresas y no de inmigrantes?

Apostar al desarrollo y crecimiento de una región justamente implica esto. Hemos visto en ciudades como la de General Roca que el permitir este tipo de desembarco hizo que la misma muestre un cambio positivo, más empresas significan más fuentes de trabajo y justamente esto último es lo que se lee en las redes sociales de LCR. Y cuando digo que esa ciudad sufrió un cambio positivo me refiero a que muchas personas de la región justamente van a Roca a comprar porque hay mejor variedad de productos, por las diferentes empresas, y mejores precios, justamente por la competencia.

Es momento de que la gente empiece a ver con otros ojos a esta región, dejando de lado el sentimentalismo que produce el mirar el árbol que sembró el nono o el abuelo, cuando éste llegó a la zona y ver como cada día se pone más grande. A veces este árbol puede significar un problema porque está a punto de caerse y aunque nos duela hay que talarlo.

Tantas veces hemos escuchado a personas criticar porque Regina no crece, otras se ha culpado a los políticos de no hacer nada para que las ciudades crezcan y también  nos ha tocado que nos tilden de “chatos” y justamente pasa por esto, por sonar conservadores o aparentar serlo.

Es momento de que como empresas comencemos a reinventarnos y pensemos en salir de la obsolescencia en la que estamos inmersos.

Nicolás Matías Muñoz – Director