muni-regina-1-1

Cailly sostuvo que “está encaminado” el proceso de pase a planta

El proceso de concurso interno para el pase a planta permanente en el municipio de Villa Regina avanza en la elaboración del proyecto de ordenanza que se elevará al Concejo Deliberante y en el que quedarán establecidos los requisitos del llamado.

Así lo manifestó el secretario de Coordinación del municipio, Eduardo Cailly, quien encabeza la mesa en la que se analizaron y debatieron los distintos aspectos vinculados a la puesta en marcha de este mecanismo y que está integrada por dos representantes por cada gremio y dos por el Poder Ejecutivo.

“Está encaminado. Estamos en la etapa de definición del cronograma de ejecución que requiere que vaya al Concejo Deliberante ad referéndum porque hay una cuestión presupuestaria que hay que modificar. En estos días haríamos la última reunión para ultimar los detalles y quedaría por elaborar el proyecto de ordenanza para que sea aprobado en el cuerpo legislativo”, explicó Cailly.

En relación al aspecto presupuestario, el funcionario explicó que “en el presupuesto 2019 lo máximo previsto es una planta permanente de 420 empleados. Actualmente es de 411 y lo que se acordó entre el Ejecutivo y los gremios es un pase a planta de 71 empleados”.

Agregó que “una vez aprobado se pone en marcha el mecanismo, estamos hablando de un procedimiento de unos 60 días más aproximadamente para finalizarlo. Hasta ahora venimos llevándolo con acuerdos mayoritarios”.

Cailly aclaró que “desde lo político no estaba dentro del proyecto del intendente hacer un pase a planta este año en virtud de la transición. Pero para poder cerrar la paritaria de principios de año y levantar la medida de fuerza que se venía implementando, se acordó poner en marcha el mecanismo”.

“Cuando asumí, el intendente Vazzana me pidió que me hiciera cargo de la conducción del proceso. A partir de ahí empezaron las reuniones. Le dimos forma a través de un decreto en el que se establecieron las normas y los principios mediante los cuales se iba a manejar el proceso. Les expliqué a los gremios que no es posible realizar un pase masivo, esto tiene que ver con la sustentabilidad y la legalidad del funcionamiento de cualquier administración pública”, precisó.

Indicó que “establecimos la necesidad de un sistema para tomar decisiones, se dejó en claro que se iban a hacer los esfuerzos para consensuar y si no se iban a tomar decisiones por simple mayoría”.

Cailly consideró que “la ley 811 ha quedado obsoleta” y que “necesitamos avanzar en un nuevo estatuto, que a mi entender es adoptar las normas provinciales”.

“A partir de la aplicación sistémica de la ley 811 mucha gente quedó afuera de los concursos que se hicieron. Por ejemplo, tenemos el personal que trabaja en la atención de los CDI, en el hogar de ancianos, y no están contemplados en la ley, y no tuvieron la posibilidad de concursar. Esta fue una exigencia de ATE para que puedan hacerlo. Hubo un debate porque lo que se había acordado con SOYEM y UPCN era seguir respetando esta normativa. En la mesa SOYEM amplió el juego y se estableció que los empleados que se encuentran bajo todas las modalidades y que ingresaron hasta el 31 de diciembre de 2018 pueden presentarse al concurso”, señaló.

Consultado sobre si el proceso se va a completar en esta gestión, indicó que “depende de cómo se vayan dando los plazos, posiblemente en la nueva gestión se complete el período de prueba”.