P1_bache 3

  Ante la falta de respuestas de Vialidad Nacional y las vibraciones en el taller, decidieron tapar los baches con asfalto

Se trata de algunos vecinos de esta ciudad. Si bien el organismo recibió el reclamo hace 3 años, hasta la fecha no brindaron una respuesta y mucho menos una reparación al deterioro que presenta el paño de hormigón que se ubica frente a un taller de Santa Flora Este. Además de ese, existen otros importantes baches en el tramo de la autovía

 

 

Villa Regina – Por falta de mantenimiento por parte de Vialidad Nacional, por el exceso de carga en los camiones o por una obra que no fue del todo eficiente, a ocho años de la inauguración de la autovía algunos sectores del tramo de la ruta 22 que va desde Chichinales hasta Godoy presentan un importante deterioro.

Un ejemplo de ello son los baches que se encuentran a la altura de la firma Moño Azul, en cercanías al semáforo de General Paz o frente a la estación de servicios Puma. También lo era el que se ubicaba a la altura del taller de la familia Nardini sobre calle Santa Flora Este, en cercanías al monumento a La Manzana. Sin embargo la falta de respuestas por parte de Vialidad Nacional desde hace casi 3 años obligó a Hugo Nardini junto a su hermano y un amigo a hacer el trabajo de otros.

Fue tanta la desidia del organismo nacional que denunciaron los vecinos que ellos mismos se vieron en la obligación de comprar los materiales y tapar los baches que se encontraban en ese lugar ya que el constante tránsito de camiones repercutía y provocaba daños en algunas construcciones que se encuentran sobre Santa Flora Este.

“Cada vez que pasan los camiones acá vibra todo pero es mucho más cuando agarran esos baches. Es tanta la vibración que sumado a los años que tiene este edificio ya aparecieron algunas rajaduras. Ante esta situación es que tomamos la decisión de hacer el trabajo nosotros antes de que se empiecen a romper las paredes y, sobre todo, porque desde Vialidad nunca se nos dio una respuesta”, comentó Hugo a LCRegina.

En relación a esto último el vecino comentó y mostró copia de la nota enviada en octubre de 2016 a Raúl Obieta, quien por entonces era el jefe del distrito Río Negro de Vialidad Nacional. En el escrito se solicitaba una reparación en carácter de “urgente” del tramo de la autovía que se ubica a la altura numeral 232 de calle Santa Flora Este ya que el desnivel que existía entre el paño de hormigón y la carpeta asfáltica producía fuertes vibraciones en las construcciones que se encuentran en el lugar. Un ejemplo de esta consecuencia son las rajaduras en el mencionado taller, las cuales se habrían acrecentado durante los últimos años.

En noviembre de ese año la nota fue recibida pero desde entonces no hubo respuestas por parte del organismo y la diferencia de nivel no sólo se acrecentó, sino que también aparecieron otros deterioros como los baches.

En la actualidad se puede observar que más allá de ese punto de la autovía, existen otros deterioros en la ruta que aún no forman parte de las tareas de mantenimiento por parte de Vialidad. Uno de los más importantes es un bache de grandes dimensiones que permanece desde hace tiempo en cercanías a avenida Rivadavia.

Comentarios de Facebook