d381c595-389c-404f-ab02-63a151dc8ebd

Accidentada en la subida Santángelo: “Una desgracia con suerte”

Villa Regina – No sé si todos mis vecinos de Villa Regina saben lo que sucedió el día 31 de julio aproximadamente a las 16:30 hs.

Como hacemos muchos en nuestra ciudad, mi hija Roxana Ysabel Franceschinis y una amiga en este contexto de pandemia salieron a caminar, usando este lugar tan emblemático para todos, que lleva por nombre calle Horacio Santángelo, un lugar que nos permite estar en contacto con la naturaleza en la zona de bardas.

Era un día más, uno de tantos, y mi hija Roxana es una más de tantas personas, de las habituales que utiliza ese recorrido como otras familias.

Comenzaron su recorrido ascendiendo para llegar a la zona de la capilla, en un lugar donde somos muchos los que hoy en estos momentos de pandemia vamos a pedir por la salud y el bienestar de nuestra comunidad.

Minutos después comenzaron el descenso, era un incesante ir y venir de familias caminando con sus hijos que disfrutaban el contacto con el aire libre que hoy tenemos permitido.

Cuando comencé esta carta hablé de ”Desgracia” porque aproximadamente a medio camino del descenso, mi hija Roxana fue brutalmente embestida de atrás por un ciclista negligente que bajaba a alta velocidad. Este golpe sorpresivo le causó la pérdida de conocimiento en forma automática, lastimaduras en el rostro y un sin fin de lesiones que no se podían apreciar.

En ese momento lo que parecía una tarde más, una tarde de paseo, de recreación, se convirtió en una tragedia. A los minutos y mientras era socorrida por otros vecinos que estaban en el lugar alguien llamó a la ambulancia que llevo a mi hija a la guardia del hospital de nuestra ciudad donde la hicieron reaccionar y le suministraron los primeros auxilios.

Al comenzar esta carta también hablo de “Suerte”, esta es una palabra que escucho desde el momento que llego a la guardia del hospital, en donde me expresan “Es una suerte que este viva”. Con ese golpe “Es una suerte que esté viva”

Hoy a 12 días del hecho puedo decir que mi hija sufrió cortes varios en todo su rostro, desplazamiento de clavícula, rotura del tabique nasal, varias fracturas de costillas, golpes en sus miembros inferiores entre otras lesiones.

En estos momentos Roxana continua con reposo absoluto, ya que fue sometida a una cirugía de reconstrucción de su oreja izquierda, tiene pendiente una cirugía traumatológica para acondicionar su clavícula izquierda. Le esperan a mi hija varios meses de estar condicionada a realizar movimientos físicos y hoy continúa recuperándose de los golpes que ha sufrido.

Es habitual que cuando ocurren hechos así de traumáticos uno escucha con una naturalidad que asombra “Esto iba a pasar”, Es normal que motos, bicicletas y otros rodados circulen a excesiva velocidad.

Lo que nos aconteció como familia me hizo redactar esta carta para que tomemos consciencia que nos tenemos que cuidar unos a otros como vecinos, pero además creo que Nuestras Autoridades Municipales tienen que tomar cartas y/o decisiones sobre esto que aconteció, ordenar la utilización del espacio público para que todos podamos disfrutar como ciudadanos de Villa Regina y que más allá del dolor y la situación difícil que estamos atravesando junto a mi hija Roxana y nuestra familia no le toque pasar a otro vecino y que esa vez en lugar de hablar de “Desgracia con Suerte” hablemos de una “Tragedia”.

 

Silvia Ysabel Kriegler



A %d blogueros les gusta esto: