altamirano

A un año del crimen de Susana Altamirano: “Queremos perpetua y que esté preso en el Penal”

Habían pasado pocos minutos de la medianoche del sábado (23-01-2019) y el festejo de cumpleaños de uno de sus dos hijos llegaba a su fin. Por este motivo la familia decidió llevar a la abuela Inés Susana Altamirano (78 años) a su casa y despedirse con un fuerte beso y abrazo. Lo que nunca hubiesen imaginado es que esa sería la última vez que la verían con vida, “y mucho menos el horror que me tocó ver a la mañana siguiente al abrir la puerta de su casa, algo que no lo creo hasta hoy, que no puedo borrármelo de la cabeza y por lo que luchamos desde hace un año para que se haga justicia por mi mamá”, comentó David a LCRegina.

El pasado lunes 24 de febrero se cumplió un año del crimen de Altamirano, hecho que para la familia y la ciudadanía que marchó por esta causa se trató de un femicidio pero no así para la justicia. No obstante la semana pasada se logró el paso determinante para que el hecho llegue a juicio.

En el marco de la audiencia de control de acusación se acordó que el imputado de 21 años, y único detenido por el asesinato, sea llevado al debate oral y público por “homicidio doblemente calificado por alevosía y criminis causa, agravantes en concurso ideal con los delitos de tentativa de robo con arma y abuso sexual simple, ambos en concurso real”, calificación legal que en caso de ser declarado culpable (especialmente por la alevosía o la criminis causa) prevé una pena de prisión perpetua.

Para David y su pareja el proceso ha sido largo y no ven la hora en que llegue a su fin. Si bien el imputado desde el momento en que fue aprehendido permanece preso en comisaría bajo la modalidad de prisión preventiva, medida cautelar que fue prorrogada en varias ocasiones, “para nosotros no es suficiente porque aún no se hizo justicia, queremos perpetua y que esté preso pero en el Penal”, remarcó el hijo de Altamirano.

Pese a la espera y al malestar que ello genera, para la familia sólo hay palabras de agradecimiento hacia la labor realizada por la policía y los integrantes del Ministerio Público Fiscal. “No tenemos nada que decir, han trabajado ardua y profesionalmente desde el minuto cero y eso es algo que no olvidaremos. Ahora sólo resta que los jueces consideren válidas todas las pruebas presentadas y den un fallo ejemplar para que mi mamá pueda descansar en paz. Lamentablemente el dolor va a seguir, sólo nos quedará el consuelo de saber que se hizo justicia para que nunca más pase algo así”, señaló David.

Más allá de las palabras de agradecimiento hacia la policía y los fiscales, tanto David como su pareja se mostraron dolidos con los sinfín de comentarios que se generaron a partir de lo sucedido. “Se dijeron muchas cosas sin sentido que duelen pero que preferimos olvidarlas. Sólo nos quedamos con el recuerdo de lo que era mi mamá, una mujer llena de vida, que proyectaba celebrar sus 80 años, bondadosa, que no tenía maldad y que siempre estaba predispuesta a ayudar. Ella confiaba en todo el mundo y eso era algo que a veces nos daba miedo”, se agregó.

De no mediar inconvenientes el hecho criminal se juzgará en General Roca entre marzo y abril de este año. “Para ese momento esperamos que la ciudadanía nos acompañe de manera simbólica y pacífica en la puerta del Tribunal, nos transmita sus apoyo, esté con nosotros para que se haga justicia por mi mamá. Para nosotros fue él, pruebas hay suficientes y esto no puede quedar impune”, concluyó el hijo de Susana.

 

Las pericias y las pruebas

 

El resultado de distintas pericias, algunas provenientes de Buenos Aires, fue lo que hizo que el proceso se dilatara y por ende se debiera prorrogar la prisión preventiva.

Durante la audiencia de acusación se presentó la pericia realizada por el Cuerpo de Investigación Forense, la cual explica que la señora falleció por asfixia mecánica con compresión externa y obstrucción de la vía aérea.

Luego se detalló la prueba producida y ofrecida tanto por la fiscalía como por la defensa particular, entre ella, los testigos que declararán, la documental, las pericias y los especialistas tanto del Departamento de Informática Forense, el Laboratorio Regional de Genética Forense de Bariloche, del Cuerpo de Investigación Forense.

Asimismo prestarán su testimonio los empleados policiales que intervinieron tanto el día del hecho como en los allanamientos realizados. Uno de ellos fue en la casa del imputado, que cuando sucedió el hecho vivía en un departamento que alquilaba la señora, lugar en el que se encontraron distintos elementos relacionados a la causa.

 

 El crimen: para no ser reconocido actuó con mascara, guantes y sin calzado

 

El domingo 24 de febrero de 2019, entre la madrugada y primeras horas de la mañana de ese día, se produjo el crimen en el domicilio de la víctima ubicado en calle América del Sur al 400 de barrio Pretto.

El autor del homicidio ingresó a la propiedad de Altamirano por una claraboya, tapando su cara con una máscara y utilizando guantes para evitar ser reconocido por el circuito de cámaras con el que cuenta la casa. Asimismo actuó descalzo para evitar dejar rastros de calzado. Una vez adentro se encontró con la dueña del hogar para luego amenazarla todo el tiempo con un elemento punzocortante para que le entregara elementos de valor (dinero).

No conforme con ello, posteriormente llevó a la víctima a una habitación, la amordazó y provocó su muerte mediante la compresión externa del cuello a través de una soga. Para la fiscalía el crimen se produjo con la intención de ocultar el frustrado delito de robo, asegurando su resultado y así lograr la impunidad.

Una vez que Susana fue encontrada asesinada, a las pocas horas se detuvo a 15 personas, mayormente con el objetivo de obtener material genético y su posterior análisis. Entre ellos hubo muchos de los inquilinos que habitaban en la propiedad de Altamirano, lugar en el que la mujer tenía departamentos que alquilaba, y entre ellos estaba el imputado de 21 años.

Sin embargo a partir de los allanamientos realizados y lo filmado en las cámaras de seguridad que tenía la vivienda de la víctima, las pruebas en contra del acusado fueron más que contundentes.

Si bien para la Defensa no existía “una plataforma evidencial para la calificación legal solicitada por la fiscalía en contra de su asistido” e intentó en un primer momento en que la calificación legal para su defendido sea la de “homicidio simple”, el juez de Garantías compartió los argumentos de la Fiscalía y es por ello que desde el 27 de febrero el acusado por el hecho permanece con prisión preventiva.

Al menos cuatro veces la medida cautelar debió se prorrogada, incluso a mediados de diciembre la Defensa solicitó la prisión domiciliaria para el imputado, algo que finalmente no prosperó.



A %d blogueros les gusta esto: