ipross

“El IPROSS dice que cumplió pero desde el 2018 estoy sin caminar y cada vez con más dolor”

La manifestó Silvia Alchu a LCR, quien desde hace casi 2 años y medio viene peticionando la entrega de una prótesis y demás elementos para poder caminar. Además de no obtener la solución deseada desde el IPROSS, y pese al certificado de discapacidad que posee y al Recurso de Amparo que resultó favorable a ella, un dictamen del Superior Tribunal de Justicia falló a favor del organismo.

“Cuando empecé estaba con un bastón, hoy estoy con andador y si no obtengo la prótesis voy a seguir en silla de ruedas”, agregó la mujer.

 

 

Villa Regina – Desde agosto de 2018 Silvia Rosa Alchu viene padeciendo una verdadera odisea debido a los trámites y acciones judiciales que ha tenido que realizar en contra del IPROSS (Instituto Provincial del Seguro de Salud) para poder contar con una prótesis y demás elementos para poder caminar debido a la enfermedad que padece.

A casi dos años y medio de su reclamo, hasta la fecha no obtiene una solución y además de agravarse su situación, un dictamen del Superior Tribunal de Justicia dio por sentado que la obra social cumplió por lo que revocó el sistema de multa (astreintes) que contemplaba el Recurso de Amparo presentado por la mujer.

“El IPROSS dice que cumplió pero desde el 2018 estoy sin caminar y cada vez con más dolor. Cuando empecé con las peticiones estaba con un bastón, hoy estoy con andador y si no obtengo la prótesis voy a seguir en silla de ruedas”, manifestó Silvia a LCR La Comuna Regina.

La mujer padece Luxación congénita Bilateral de Caderas, Genu valgu artrósico en rodilla izquierda y Luxación congénita de caderas, razón por la que precisa el uso de prótesis en ambas caderas y desde agosto de 2016 posee certificado de discapacidad (“Las prestaciones en salud, educación y requerimientos de elementos y ayudas técnicas deberán ser cubiertas en su totalidad por su obra Social o por Organismo Público competente, según lo establecido en la Ley Nacional N°24901 y la Ley Provincial N°3467…”).

Una complicación de su enfermedad afectó su pierna izquierda y a raíz de ello en agosto de 2018 peticionó al IPROSS la entrega inmediata de una prótesis y demás elementos para su pronta intervención quirúrgica, motivo por el que ese mes se abrió el respectivo expediente administrativo. Sin embargo, la mujer señaló que el expediente nunca se movió en Viedma y por esa razón no obtuvo una respuesta favorable en todo ese 2018.

“En un momento decían que nadie se presentaba a la licitación pero averiguando supe que sólo un lugar tenía ese tipo de prótesis en Argentina por lo que no era necesario hacer una licitación ya que la empresa proveedora era una. Lamentablemente las excusas continuaron”, agregó.

Ya en el 2019 seguía la falta de respuestas y el dolor en la pierna, situación que llegó a ser tan insoportable que obligó a Silvia a someterse a nuevos estudios. Finalmente estos determinaron que ante la demora y el tiempo transcurrido sin la prótesis correcta, ahora se requería otra más compleja.

Nuevamente se tuvo que tramitar otro pedido al IPROSS. Pasaron los meses y ante la falta de novedades, la mujer elevó en agosto de 2019 una nota al organismo para solicitar una mayor celeridad del segundo expediente enviado en febrero de ese año. También en ese momento envió una nota al ex gobernador de Río Negro, Alberto Weretilneck, para explicar su situación en busca de una solución.

Agotada de insistir continuamente en las oficinas del IPROSS de Villa Regina para una respuesta positivo, posteriormente decidió elevar una carta documento al organismo y finalmente presentó una acción de Amparo Judicial. Este Recurso tuvo sentencia favorable en marzo de 2020 por parte de la jueza de primera instancia, Paola Santarelli.

La acción judicial obligaba al Instituto Provincial del Seguro de Salud a dar una respuesta a la brevedad, bajo apercibimiento de imponer astreintes (multa de $5000 por cada día de retardo) en caso de que no lo hiciese. Por la sentencia fueron notificados el presidente del organismo, el Fiscal de Estado y la gobernadora.

Ínterin, el IPROSS hizo entrega de una prótesis pero la misma no era la que se solicitó en el segundo expediente de febrero de 2019, sino que era la que se precisaba y también se había pedido en agosto de 2018.  “Luego de todos los trámites y las acciones que tuve que realizar, finalmente no sólo no me dan una prótesis que a esa altura ya no me servía, sino que también pedían el levantamiento del astreintes por entender que habían cumplido”, señaló Silvia.

Sin embargo la prótesis recibida no fue aceptada y la jueza de primera instancia resolvió que continuará el apercibimiento hasta tanto se obtenga el material correcto y que era solicitado desde febrero de 2019 ya que la mujer continuaba sin poder ser operada. Esto desencadenó que el apoderado de la Fiscalía de Estado apelara y, por ende, todo pasara a la órbita del Superior Tribunal de Justicia.

Si bien el Procurador General reconoció que existía una tardanza en la respuesta, de igual modo entendió que la astreintes debía ser levantada en forma parcial. No obstante, el STJ resolvió levantar en forma total esta herramienta que multaba al Ipross al sostener que no existían una reticencia o negativa por parte de la obra social.

“En definitiva hoy Silvia está sin la prótesis, sin la multa y el IPROSS que cumpla cuando quiera ya que el dictamen del STJ fulminó lo que había resuelto la juez de primera instancia a través del Recurso de Amparo y hasta puede marcar un precedente para cualquier otro Amparo que vaya en contra del IPROSS. Pese a todo el tiempo que pasó y al hecho de que tiene certificado por discapacidad, las leyes para ella no existen”, comentó la abogada de la mujer, Lorena Koltonski.

A la fecha el IPROSS no ha proveído la prótesis y los demás elementos quirúrgicos que Silvia necesita para poder caminar y vivir dignamente. “Hoy sigo dependiendo de todos cuando se podría haber solucionado hace mucho tiempo. Una de mis mayores preocupaciones es que estoy sin trabajar y por ahora me aceptan los certificados. Cada vez estoy peor y no hay medicamentos para paliar el dolor que a medida que pasan los días se torna más insoportable”, concluyó la paciente.