godoy

Luego de romper la tobillera y violar la libertad condicional, en una semana lo detuvieron y lo liberaron dos veces

Por errores en la calificación legal por parte del fiscal, por apreciaciones técnicas a nivel judicial o por fallas en el procedimiento policial, en una semana un sujeto fue liberado en dos ocasiones. Se trata de Pablo Ismael Chirino, quien hasta hace pocos días era buscado por la policía tras romper la tobillera electrónica y violar la libertad condicional.

El sujeto, condenado por el homicidio de Víctor Dinamarca en 2015, fue detenido en Godoy durante el fin de semana y a los pocos días de su liberación. Su última aprehensión se produjo a partir de que fuese sorprendido huyendo con varios elementos que horas previas habían sido robados en un comercio godoyense.

 

 

Godoy – El pasado jueves se concretó la audiencia de revisión en el Tribunal de Ejecución de General Roca para determinar si a Pablo Ismael Chirino (29) se le revocaba o no la libertad condicional luego de ser buscado por más de 3 semanas y finalmente ser capturado por la policía de Godoy en una vivienda abandonada de la zona rural.

El jueves la jueza de Ejecución, María Gadano, resolvió no revocarle dicho beneficio a partir del acuerdo entre las partes intervinientes, es decir, la Fiscalía y la Defensa. En este sentido el fiscal de Ejecución, Fernández Jadhe, determinó que no era necesario revocar la condicional debido a que no había prosperado ninguna de las imputaciones que se le había formulado a Chirino en la audiencia de formulación de cargos.

Cabe recordar que en la instancia de formulación de cargos que se llevó a cabo a comienzos de la semana pasada en Villa Regina, no se tomó como válida la calificación de “evasión” solicitada por el fiscal Juan Carlos Luppi debido a que Chirino no permanecía detenido, sino que estaba con libertad condicional y lo que existía era una orden de captura por rebeldía.

Asimismo en esa ocasión tampoco prosperó el delito de amenazas contra una mujer, con la cual tenía una prohibición de acercamiento, ya que las evidencias presentadas por el fiscal resultaron insuficientes.

Además, vale agregar que la primera aprehensión que se produjo en horas de la mañana del pasado domingo 8 fue tuvo lugar en la zona rural de Godoy, sector donde Chirino tenía permitido desplazarse por lo que tampoco hubo delito de fuga.

Por tales cuestiones vinculadas al tecnicismo, y luego de una búsqueda policial que demandó más de 3 semanas, el jueves Chirino recuperó su libertad y se retiró a su hogar sin la tobillera electrónica ya que no se pidió su reactivación durante la audiencia de revisión.

Pese a que en la audiencia del jueves hubo acuerdo entre el fiscal Fernández Jadhe y la Defensa, motivo por el que Gadano no pudo resolver algo distinto, de igual modo la jueza de Ejecución opinó que de haber sido posible hubiese resuelto algo distinto para así revocarle la libertad condicional.

 

La última detención y liberación

 

A partir de la investigación por un robo que se produjo durante la madrugada del último domingo en un comercio de Godoy, horas más tarde personal policial de la subcomisaría godoyense Nº 65 aprehendió nuevamente a Chirino cuando huía con parte de lo sustraído. En el procedimiento policial también se detuvo a otro sujeto de 19 años y se demoró a dos menores.

Todo se originó a partir de que individuos desconocidos ingresaran minutos después de las 5 horas del domingo a un autoservicio ubicado sobre calle Alem al 400 para robar una computadora, celulares, monitores, una balanza digital, medicamentos, bebidas y golosinas.

Sujetos desconocidos robaron en un autoservicio de calle Alem de Godoy. Fue en la madrugada del domingo.

 

En el marco de las investigaciones y el rastrillaje iniciado por la policía, minutos después de las 8 horas se pudo ubicar parte de lo robado en la zona rural, precisamente en la chacra de Bórtoli. Mientras se custodiaba lo encontrado, Chirino junto al resto de los sujetos mencionados se apoderaron de algunas cosas y huyeron por la zona rural con destino al sector norte de la localidad.

A los pocos minutos, y tras una persecución, el sujeto de 29 años logró ser interceptado junto a los demás para posteriormente ser llevados en calidad de detenidos a la comisaría 35 de Regina.

Por esta situación Chirino y el sujeto de 19 años permanecieron detenidos hasta la jornada del lunes, día en el que recuperaron nuevamente la libertad tras la audiencia de formulación de cargos.

Al igual que lo ocurrido una semana antes, una vez más no prosperó la calificación legal de “encubrimiento” propuesta por Luppi y por ese motivo no se tuvo por formulados los cargos.

En primer lugar no se consideró el encubrimiento ya que parte de los elementos sustraídos del autoservicio fueron apoderados por Chirino y los demás cuando tales evidencias permanecían a esa altura de la mañana con custodia policial. En este caso para la justicia no se trataba de un encubrimiento, sino que se estaba frente a un hurto o una sustracción dolosa.

Tampoco prosperó la violación de los artículos 205 y 239 del Código Penal ya que si bien la Fiscalía atribuyó la violación de las medidas sanitarias vigentes en Godoy, tal calificación no era posible debido a la hora en que se produjeron las aprehensiones

Por su parte, vale aclarar que durante la audiencia a los detenidos no se los vinculó como autores o participes del robo al comercio de Godoy ante la falta de evidencia.

De acuerdo a testimonios recabados por este medio, la sensación es que todos podrían haber hecho algo más, pero en definitiva todo se diluyó en el proceso por errores o “tecnicismos” propios del sistema judicial.

 

 

Una condena por homicidio y dos veces buscado

 

Chirino había sido condenado por el homicidio de Víctor Dinamarca, ocurrido en el año 2015 en Godoy. Por apuñalar en el pecho y causarle la muerte al vecino godoyense, fue condenado a ocho años de prisión.

Posteriormente, y ante el buen comportamiento que tuvo en el Penal, logró el beneficio de la libertad condicional al cumplir la mitad de la condena, beneficio que le fue otorgado en septiembre de 2019 por el ex juez de Ejecución Penal Juan Pablo Chirinos (actualmente Defensor Oficial).

Luego de violentar la tobillera en octubre de 2019, el pasado 13 de octubre se repitió la misma acción y por ese motivo existía la orden de captura por parte de la jueza de Ejecución.