agrolimpio

Recolección de envases vacíos de plaguicidas: un camino recorrido

En el 2004, el municipio de Villa Regina comenzó a implementar el programa Agrolimpio: por primera vez se ponían en marcha las campañas de recolección de envases vacíos de plaguicidas. Hasta ese momento este tema constituía toda una problemática ya que, al no existir programas de este tipo, los productores procedían a la quema o al entierro de los mismos, lo cual implicaba un serio daño al medio ambiente. Sumado a ello, el prácticamente nulo conocimiento sobre cómo manipular los envases también significaba un riesgo para la salud de quienes tomaban contacto con ellos.

A partir de ese año, conceptos como triple lavado, responsabilidad ambiental, capacitación para una correcta manipulación comenzaron a formar parte del accionar de los productores y el personal.

La metodología de aplicación de Agrolimpio consiste en dos campañas por año: la primera en mayo y la segunda entre la segunda quincena de noviembre y los primeros días de diciembre. En un principio se dividía a la ciudad en dos sectores tomando como referencia la Avenida General Paz y el camión recolector pasaba chacra por chacra a recolectar los envases, que debían cumplir los requisitos de triple lavado, separación de las tapas y bolsones debidamente identificados.

De allí eran trasladados al centro de acopio, donde eran revisados y clasificados para luego ser transportados a la empresa recicladora.

Este esquema se mantuvo durante años hasta que se determinó que sean los mismos productores los que deben acercar el material al CAT (centro de acopio transitorio) ubicado en el corralón municipal. Las empresas en tanto reciben la autorización por parte del municipio para su traslado directo a la empresa de reciclado.

Hace dos semanas terminó la primera campaña de este 2018. “En la última campaña se recolectaron 45 bolsones, siendo la más floja de las dos anuales, porque la más fuerte es la de fin de año, siempre la recolección es mayor por los ciclos biológicos de las plagas. Este número no contempla las empresas, a las que habilitamos para que entreguen los envases directamente a la recicladora. O sea abarca solamente a pequeños y medianos productores”, manifestó el secretario de Coordinación del municipio Marcelo Mercante.

Al mismo tiempo, llegaron a Villa Regina el director ejecutivo de la Fundación Campo Limpio Ernesto Ambrosetti, el coordinador técnico de la Cámara de la Industria Argentina de Fertilizantes y Agroquímicos (CIAFA) Andrés Arakelian y el coordinador de Agrolimpio en el Alto Valle de Río Negro y Neuquén Miguel Quadri, quienes mantuvieron reuniones con el intendente Carlos Vazzana y con Mercante.

En diálogo con LCRegina, Ambrosetti explicó que “Campo Limpio está integrada por las empresas que a su vez conforman CASAFE y CIAFA, que producen y son registrantes de agroquímicos y fertilizantes en el país. Hoy aproximadamente más del 80% de todo el mercado de agroquímicos y fertilizantes está en la Fundación y también son los responsables que van a tener que recuperar los envases vacíos”.

“El objetivo de Campo Limpio es generar un sistema integral de manejo de envases vacíos en todo el país para recuperarlos, darle más sustentabilidad al medio ambiente y a la productividad de los productores. En ese sentido lo que hemos hecho es presentar un sistema de gestión integral a todas las provincias, dentro de ellas estamos trabajando actualmente con Río Negro y Neuquén”, agregó.

En este sentido, desde la Fundación mantuvieron reuniones con el ministro de Producción de Río Negro Alberto Diomedi y también con Facundo López Raggi de Neuquén. “Les presentamos todo el sistema borrador para generar una mayor eficiencia en la devolución de los envases, que vengan lavados por los productores que es exigido por ley, y además inutilizar el envase”.

Ese envase es trasladado a un CAT (Centro de Acopio Transitorio), como viene haciéndose en Villa Regina, una de las ciudades con mayor experiencia. De ese CAT, Agrolimpio hace la logística para llevarlo a un reciclador en el caso de que se pueda reciclar, y sino a un incinerador para su destrucción final.

“Campo Limpio viene a cerrar toda la cadena y a cumplir con las obligaciones de todos los integrantes de la cadena agroindustrial y aparte a sumar voluntades porque nosotros necesitamos que los distribuidores que están cerca del productor también ayuden en la capacitación y vamos sumando sinergias en toda la cadena en el sentido en que bajamos a la provincia, hacemos el monitoreo de lo que tiene ya establecido. En el caso de Río Negro y Neuquén está muy avanzado, entonces lo vamos a ir consolidando haciendo convenios con las provincias, las municipalidades y los distintos actores”, agregó Ambrosetti.

Destacó que “con el municipio de Regina empezamos a hablar para ver cómo mejoramos el sistema que está actualmente y cómo logramos capacitar a los productores. Hoy en el corralón municipal funciona un CAT, estuvimos viéndolo para ver cómo se puede mejorar, si es necesario capacitar al personal para la recepción, después hay que clasificar para enviar al reciclador o a la incineración·.

Por otro lado, explicó que “en otros puntos se puede avanzar en la posibilidad de implementar un servicio de sistema de acopio móvil que es un camión que va pasando por los pueblos y se va coordinando días y horarios de entrega. En cada lugar, depende lo que haya, se va tratando de afianzar”.

“Hoy tenemos un centro de acopio que se puede mejorar en cuanto a sus dimensiones, condiciones, que cumpla con todos los requerimientos para proteger tanto al personal que trabaja como al medio ambiente. A partir de ahí ir evaluando la necesidad o no de formar otro centro de acopio. Lo más interesante es la logística que hay que hacer para llegar al reciclador”, dijo.

Campo Limpio está instalado en distintos países de Latinoamérica. “Por ejemplo en Brasil nos llevan 20 años de experiencia en el sistema y hoy están recolectando el 95 % del total de los envases de plástico. En Argentina estamos arrancando ahora con Campo Limpio, como antecedente está Agrolimpio y ahora se consolida todo en un mismo sistema que tenemos que desarrollar en todas las provincias en función de dónde se está parado hoy”.

Comentó que “estamos estudiando también cómo se puede aplicar el plástico, con innovaciones modernas como en rutas, experiencia que están haciendo países europeos como Holanda y Alemania. La lejanía no pasa por la tecnología, sino por el volumen de plástico que se necesita recolectar”.

 

 

Comentarios de Facebook