muni-regina

Nación auditó fondos enviados al municipio de Villa Regina

Durante una semana, tres profesionales de la Auditoría General de la Nación llevaron adelante la tarea de auditoría vinculada con todos los fondos que el Tesoro Nacional le giró a la municipalidad de Villa Regina durante la última gestión de Luis Albrieu y los dos años del período de Daniel Fioretti (hasta septiembre de 2017).

El presidente del Tribunal de Cuentas municipal, Carlos González, explicó en FM Del Sol, que la realización de la auditoría fue solicitada por el Concejo Deliberante. “Desde el Tribunal hicimos lo que nos solicitaron, nos comunicamos con Oscar Lamberto, presidente la Auditoría General de la Nación. En octubre nos informan que habían decidido prestar la colaboración a la municipalidad y en el mes de agosto estuve en contacto directamente con los tres profesionales que el lunes 3 llegaron a nuestra ciudad para llevar adelante la tarea de auditoría encomendada”, señaló González.

Indicó que el alcance de esta tarea está vinculada a los fondos específicos que Nación envió para determinadas obras. “Por ejemplo la nueva subida a la barda y el asfalto de la calle Pioneros. Esas dos obras se hicieron con fondos del tesoro nacional, fueron fondos específicamente destinados a esas obras. Ese dinero llegó a una cuenta abierta a tal efecto en el Banco Nación, a partir de ahí la Municipalidad llevó adelante las obras, que obviamente tuvieron un avance por certificado, pero no en todos los casos llegó el desembolso completo de Nación sino que a medida que se iba certificando el avance de obra se iban desembolsando los nuevos fondos para su continuidad”, señaló.

González explicó el procedimiento que se sigue con cada expediente que se envía a Nación o a Provincia. “Cada uno lleva todo el control administrativo propio de las normas que aplica la Municipalidad y finalmente cuando está cerrado pasa por el Tribunal de Cuentas que es el órgano que hace el control de legalidad. En este sentido me refiero al cumplimiento de las normas de contratación de la municipalidad, en el caso de que sea una obra pública con la ley de obra pública provincial; luego de eso el cumplimiento de las licitaciones en el caso de que se hayan llevado adelante, el control de todos los comprobantes que documentan las aplicaciones de esos fondos, o sea, los pagos, y la conciliación con los ingresos y los egresos de la cuenta corriente bancaria. Si todo eso está bien el Tribunal de Cuentas emite una certificación indicando que todo lo contenido en ese expediente se ajusta a las normativas para llevar adelante cualquier obra municipal”, precisó.

Aclaró que “nosotros no participamos en ninguno de los expedientes de la gestión de Albrieu porque no estábamos en el Tribunal de Cuentas. En el período que a nosotros nos corresponde los expedientes han salido sin ningún tipo de salvedad. Hay que tener en cuenta que nosotros hacemos el control documental de la obra, no tenemos potestad ni es nuestra función verificar el efectivo cumplimiento de la obra”.

González consideró que “todo lo vinculado a procedimientos de control nos permite evaluar si las cosas se hicieron como corresponde, si se ajustaron a la legalidad de los actos de gobierno, teniendo en cuenta siempre que lo que se está aplicando son fondos que corresponden a nuestros vecinos. No puedo estar más que de acuerdo con esto por una cuestión de principios. Creo que son 12 o 14 obras que ellos van a auditar”.

Consultado sobre cuáles son los pasos posteriores a la finalización de la auditoría, González indicó que puede haber tres conclusiones: un dictamen sin salvedad, en donde ellos a partir del análisis que hacen, consideran que todo lo que auditaron guarda razonabilidad. Quiero aclarar que la auditoría no establece ni exactitud ni cuestiones absolutas sino que hablan de razonabilidad de lo que auditan. Puede tener salvedades, donde la mayoría de las cuestiones que auditaron está bien salvo algunas cuestiones en particular o puede ser un informe adverso”.

“Si hay cuestiones que pueden ser corregidas y que la municipalidad accede a ser esas correcciones también pueden estar consideradas en el dictamen final. Una vez que esté listo seguramente lo remitirán al Tribunal de Cuentas, que en este caso fue el poder del estado municipal que intermedió entre el CD y la AGN para que nosotros lo remitamos al Deliberante. Entiendo que también al Auditor General de la Nación, como corresponde, se le elevará una copia y a partir de ahí se harán las actuaciones que hagan falta”, dijo.

 

Comentarios de Facebook