niño jesús

Los chicos concientizaron, los grandes no aprendieron

El respeto es una acción fundamental para lograr una mejor convivencia entre las personas pero poco saben de ello quienes con sus vehículos obstaculizan las rampas para sillas de ruedas y, por ejemplo, le faltan el respeto a ‘Panchi’, alumno del Instituto Niño Jesús de Villa Regina.

A partir de esta problemática a mediados de la semana pasada sus compañeritos de primer grado dieron una lección a los más grandes. La misma consistió en repartir folletos y colocar carteles para concientizar sobre la materia.

Tras varios meses de gestiones y de espera para lograr un estacionamiento para personas con discapacidad frente al colegio, la semana pasada se concretó la colocación del cartel correspondiente a partir del caso de Panchy, un chico que asiste al Niño Jesús y que presenta una discapacidad motriz por lo que debe utilizar una silla de ruedas.

Lo que era una positiva noticia al principio, se opacó al día siguiente. Fue a partir de que el mencionado alumno junto a su mamá Lorena no encontraron lugar para descender y, por ende, no pudieron utilizar el nuevo espacio reservado debido al obstáculo que significó la presencia de un auto mal estacionado y con sus balizas encendidas.

Al tomar conocimiento de esta situación la mamá de un compañero de Panchy decidió impulsar una iniciativa que involucró a la comunidad educativa pero, especialmente, a los alumnos de primer grado.

A través del reparto de folletos y colocación de carteles concientizaron durante la jornada del pasado miércoles sobre los espacios para personas con discapacidad y sobre la necesidad, en este caso, de que se respete el lugar y el derecho logrado por Lorena para su hijo.

“No es un privilegio, es una necesidad y es importante que los adultos tomen conciencia de ello y sepan respetar”, comentó la mujer a LCRegina.

Respecto a la acción de los alumnos de primer grado, Lorena se mostró agradecida. “No me alcanzan las palabras para agradecer a cada uno de los chicos que acompañaron hoy (por el miércoles) en la entrada a Panchy, a las mamás que hicieron carteles y a Soledad Costanzo por tener esta iniciativa. Ante una lucha que es diaria para lograr que este tipo de obstáculos hacia las personas con discapacidad desaparezcan, resulta muy gratificante encontrarse con acciones así”, agregó.

Si bien durante todo ese día miércoles el respeto se logró, lamentablemente al día siguiente hubo personas que hicieron caso omiso a la cartelería y volvieron a obstaculizar el acceso de Panchy con sus vehículos. “Ojalá tomen consciencia”, fue el deseo de la mamá ante este tipo de actitudes que se reiteran pese a las acciones diarias de concientización que se realizan.

Comentarios de Facebook