En estos 35 años de democracia, Villa Regina también ha sumado experiencias en su vida institucional

El 30 de octubre de 1983 es una fecha destacada por toda la sociedad argentina como el día que marcó el retorno de la democracia. Ese día, 18 millones de argentinos volvieron a votar en elecciones abiertas después de siete años de dictadura militar. El resultado marcó el triunfo de la fórmula radical Raúl Alfonsín-Víctor Martínez.

Después de 35 años de ese hecho histórico, la democracia argentina ha dado pasos que han marcado su consolidación y apertura, aunque, lógicamente como en toda sociedad con permanentes cambios, aún quedan aspectos para afianzar.

Si miramos la lista de los candidatos a diputados nacionales por la UCR en 1983, vemos que hay sólo 3 mujeres entre los 70 candidatos titulares, lo que representa tan sólo el 4%. La primera mujer ocupaba el lugar número 40.

La ley de cupo femenino, 24.012, fue sancionada muchos años después, en 1991. La iniciativa buscó aumentar la representación de las mujeres en la política, a través de cuotas de mínima participación en las listas de candidatos que presentan los partidos en las elecciones, estableciendo que al menos un 30% de las listas de candidatos debía estar ocupada por mujeres. El cupo estuvo vigente hasta las elecciones legislativas de 2017.

El 23 de noviembre de 2017 el Congreso de la Nación aprobó la Ley Nº 27.412 de Paridad de Género en Ámbitos de Representación Política, estableciendo que las listas de candidatos al Congreso de la Nación (diputados y senadores) y al Parlamento del Mercosur deben ser realizadas “ubicando de manera intercalada a mujeres y varones desde el/la primer/a candidato/a titular hasta el/la último/a candidato/a suplente”, dejando sin efecto el cupo femenino.

En lo local, el Concejo Deliberante de Villa Regina tiene en estudio un proyecto de ordenanza para incorporar el ‘cupo juvenil’ en las próximas elecciones municipales, integrado por ciudadanos a partir de la mayoría de edad (según lo establece el artículo 14º) inciso 2 de la Carta Orgánica Municipal) hasta 34 años al día de su asunción en el cargo para el que fuese electo. Se garantiza la inclusión de un representante de este sector entre las primeras cinco ubicaciones de la lista de cada partido político.

La iniciativa está siendo estudiada por la Comisión de Asuntos Jurídicos y Legislación.

Si nos detenemos en este punto, de ser aprobado, la implementación del cupo juvenil garantizaría el espacio a quienes están dando los primeros pasos en la política, la tan reclamada ‘renovación’.

En el escenario político reginense la nueva dirigencia se abre camino tibiamente. Algunos referentes de esta ‘renovación’ se muestran y expresan sus ideas y posiciones abierta y públicamente; otros prefieren resguardarse en las redes sociales, con lo riesgoso que a veces esto puede ser.

La renovación no sólo tiene que ser una cuestión de edad. Debe significar también otra mirada que, desde el lugar que les toque ocupar, aporte a afianzar los pilares en los que se sustenta la democracia: respeto, interés general, legalidad, responsabilidad, equidad, justicia y honestidad.

En estos 35 años de democracia, Villa Regina también ha sumado experiencias en su vida institucional, principalmente en el último año cuando se vio convulsionada en una crisis que incluyó el comienzo de un juicio político contra el entonces intendente Daniel Fioretti, su posterior renuncia y una convocatoria a elecciones para completar el período.

Regina, pronta a cumplir 94 años de su fundación, tiene, al igual que el país, un largo camino por recorrer, siempre valorando y protegiendo el sistema democrático.

 

Comentarios de Facebook