JARDIN 28

Comienzan los trabajos en el Jardín 28

En la jornada de hoy comenzarían los trabajos en el Jardín 28 de barrio Nuevo de Villa Regina de manera que el edificio vuelva a contar con gas, servicio que se encuentra interrumpido desde hace unas tres semanas.

Este fue el compromiso asumido hoy en un encuentro del que participaron el intendente Carlos Vazzana, el coordinador del Consejo Escolar del Alto Valle Este Carlos Correa, el secretario de Gobierno del municipio Juan José Valverde y el encargado de mantenimiento de escuelas Pablo Marcolongo.

“Alrededor de las 13 el gasista va a estar en la escuela para empezar con los trabajos”, indicó Correa a LCRegina.

Agregó que “desde Educación vamos a enviar el proyecto a Viedma para darle celeridad. Yo ya me comuniqué con Viedma para ir generando los recursos, desde allá me pidieron que lo envíe cuanto antes, así se acelera el circuito de pago. Voy a hablar con la directora para que plantee esto a los padres y que decidan sobre si mandar a los chicos al jardín o reubicarlos en otras escuelas”.

En el mismo sentido se pronunció el secretario de Gobierno municipal, Valverde, quien confirmó que el presupuesto oficial es de $230.000.

 

El reclamo

Los padres de los chicos que asisten al Jardín Nº 28 de barrio Nuevo se manifestaron públicamente debido a que el edificio no cuenta con gas desde aproximadamente tres semanas.

Por esta razón, durante el mediodía del martes, padres, directivos y docentes se reunieron con el coordinador del Consejo Escolar Carlos Correa. En este sentido, lo que se planteó fue tener precisiones con respecto al inicio de los trabajos, teniendo en cuenta que desde que se detectó el problema en la red de gas, los niños continuaron asistiendo al jardín ya que desde el Consejo Escolar se proveyó al edificio de caloventores.

Sin embargo, el no comienzo de la obra y, especialmente, las bajas temperaturas que se registraron durante la semana pasada determinaron que los alrededor de 40 chicos no asistieran a clases en los últimos días.

El problema fue detectado a partir de que un vecino alertó a Camuzzi por el olor a gas, razón por la cual la empresa decidió retirar el medidor. Luego de esta situación, hubo una reunión entre la directora de la jardín y la supervisora, en la que se analizó la posibilidad de reubicar a los chicos en otras salas o continuar dando clases en el mismo edificio con la instalación de caloventores. En esa oportunidad se decidió la segunda alternativa, por lo cual se distribuyeron estos artefactos en dos aulas  y en la galería.

 

(Más información en la edición digital de LCRegina)

Comentarios de Facebook